jump to navigation

Mario Kart 7 febrero 2, 2012

Posted by Closto in Sin categoría.
Tags: , , ,
1 comment so far

Mucho tiempo ha pasado desde que los jugadores pudimos disfrutar del pimer título de esta más que fructífera saga-secuela de Super Mario Kart, allá por los tiempos de la SNES. Quien lo pudo jugar en su día (y quien no haga ascos a un control no tan preciso y a unos gráficos un tanto retro) sabe por qué mereció la pena ver a Mario pilotar un cochecillo y sabe por qué hay tantos juegos de “iconos reunidos” (desde Diddy Kong Racing y Crash Team Racing hasta uno de Pocoyó), aunque cabría preguntarse si, lejos de la magia de la nostalgia, cómo ese viejo SMK se ha convertido en el nuevo Mario Kart 7 y si sigue el buen camino.

Como siempre, es muy complicado valorar un juego actual sin echar la vista atrás. Por suerte o por desgracia, siempre buscamos referentes con los que comparar todo lo nuevo que vemos. En este caso, esos juegos son como palos desde los que vamos pivotando sobre los nuevos lanzamientos. A consecuencia de esto, nos veremos en cierto modo lastrados por unos juegos que se tienen más en recuerdo idealizado que en una valoración más o menos objetiva. Por otro lado, también es cierto que gracias a esa ayuda somos capaces de establecer baremos con que acotar el potencial y el resultado de los juegos. De que cada uno tenga los suyos en base a su experiencia y sus preferencias hace que sea imposible que las valoraciones y críticas sirvan para todos, aunque sí son útiles para ver una misma cosa con diferentes focos.

En cuanto al juego que nos ocupa, MK7, debo decir que es un juego muy esperado y que ha causado bastante expectación, en parte por la dieta de juegos que nos ha impuesto Nintendo en la 3DS y en parte por el propio título, que pertenece a esta mítica saga. Además, muchas cosas parecían ser estupendas: los caparazones azules volvían a rodar cerca del suelo (algo que se inició y abandonó en Makiro Kart 64); regresaban “todos los objetos de antes”, según me decían algunos amigos; los circuitos estaban hechos por Retro Studios debido a su brillante trabajo con la pista dedicada a Donkey Kong, y por si fuera poco tenía la opción de multijugador en red. A priori todo era maravilloso, con lo que quien firma esto se ha pasado más de mes y medio babeando como un perro rabioso (más o menos).

Y llegó el día en que mi amable abuela me entregó a mi vuelta a casa un paquete de Amazon que contenía el afamado juego. Me hice de rogar durante un par de horas pero en seguida caí en la tentación. Me juré probar primero las pistas viejas (hay cuatro copas retro) para alargar el gustillo de la intriga de ver cómo será lo nuevo mientras cataba la profundidad de la imagen y los nuevos apaños de aire y agua que ofrecía el cartucho. Una cosa he de decir a ese respecto: las funciones de vuelo y submarinismo son la guinda del pastel. Desde luego, no añaden nada que dé un giro de ciento ochenta grados al juego o a la saga, pero sí terminan de completar la experiencia y la hacen única, ofreciendo además nuevas formas de hacer circuitos metafóricamente redondos (ya hay demasiados Luigi/Toad Circuit). Por otro lado también hay que decir que los circuitos, si bien tienen una calidad general muy superior a la de las últimas entregas de MK (y sobre todo los primeros circuitos), al final se quedan muy pobres. Me explico: la copa champiñón es, a pesar de su extrema facilidad, muy buena copa champiñón para lo que suele ser, mientras que la copa estrella pierde toda la dificultad que al menos a servidor le engancha. Se añaden nuevas pistas como el Bazar de Shy Guy o la Tubería de la Planta Piraña (que son muy, muy buenas), otras pierden fuelle (como la famosa Jungla de DK o el Castillo de Bowser, que pierde absolutamente TODA su esencia, y os lo dice un fanático de esas pantallas) y otras se quedan en el olvido, como las casas fantasma que se quedaron en la Nintendo 64 o un posible laberinto como el Valle de Yoshi del mismo juego. En resumen, lo que nos dan por un lado nos lo han quitado del otro, algo que me duele un tanto después oír mucho bueno de las pistas y de ver las primeras.

Enlazando con lo anterior, a muchos con quienes he hablado cuatro copas (de cuatro pantallas cada una) se les hace corto. Y no puedo estar más de acuerdo. Avanazan las consolas, avanza la potencia, avanza todo, menos el número de pistas. Ya se redujo de veinte a dieciséis desde SNES y desde entonces no hemos podido levantar cabeza. Sí es cierto que hay cuatro copas retro desde hace varias entregas, pero eso es muy peliagudo. ¿Qué circuitos hay que coger para meterlos en los nuevos? ¿En base a qué se eligen? Puedo (y quiero) pensar que para la 3DS se han escogido los que más podían explotar las capacidades aero-acuáticas de los nuevos vehículos, porque sino no podría entender por qué hay una selección tan regular, por no decir nefasta. El infame Circuito de Luigi de la Nintendo 64, el aburrido Desierto Kalimari y los simples Centro Cocotero y Jungla Dino-Dino completan una lista de carreras que desmerecen mucho las copas retro. La mitad de las pistas son de Wii y DS (una de cada en cada copa), dos juegos que en mi modesta opinión no destacan por sus grandes circuitos. Así, quedan fuera de la selección un montón de posibilidades de muchos de los juegos anteriores, y hasta de los propios Wii y DS, que tienen alguna pista salvable que tampoco está incluida. Mención aparte doy al Crucero de Daisy, que ha ganado mucho con ese par de detalles que han añadido. En cuanto a las pistas, pues, a pesar de que están en general bastante bien actualizadas al nuevo sistema, son bastante sosas. Ni siquiera se salvan los escenarios de batalla, de los que como mucho podría resaltar el pueblo Wuhu y la reedición de Big Donut. Así que pistas, cada vez más (en nuevos juegos) pero cada vez menos (en las copas).

Otro de los puntos que más ha tocado a la gente son los personajes. Si no quieres saber nada de los personajes nuevos (aunque ya deberías conocerlos), pasa de este párrafo. Está bien que incluyan a Daisy, que es casi un clásico (nuevo) de MK, e incluso a Estella. No me opongo a que Metal Mario esté presente, aunque sea un poco raro (acaso por falta de costumbre), y aunque me chirríe mucho admito a Lakitu. Seguramente yo jamás los habría puesto, aunque aún pasan. Por la Abeja Reina y de Weedle, eso sí, no paso: hay muchos personajes en el mundo de Mario y sinceramente se me ocurren muchos ejemplos que vienen más a cuento; para empezar, Huesitos y Bowsitos, que no sólo son parte de la saga sino que además tienen más fuerza y tirón que dos bichos sonrientes. ¡Incluso el propio Boo valdría, ya que ni como objeto lo meten! Gracias al menos por añadir a Shy Guy.

Hablando de objetos, como añejo jugador de MK, me parece que la selección, aunque sea correcta en términos jugables, es sosa. De entrada, hay objetos “que faltan”. Se me hace raro no jugar más con cajas de objetos falsos, a lo que debo añadir los boo. Son cosas que “tienen que estar ahí” ya. Por lo demás, es una selección básica típica (caparazones, plátanos, setas, estrella y rayo) con un par de toques (blooper, que no es tan útil y menos contra la máquina; el extraño siete…) complementarios. Se puede jugar con ellos y se puede ganar, desde luego. Y alguno dirá: “¿qué más necesitas?”. Bien, pues respondo: “algo que dé un poco de vida y variedad a las carreras, incluso aunque no sea algo muy popular”. Recuerdo, por ejemplo, que cuando en la Wii me tocaban las nubes que te encogían pensaba que menuda forma habían metido de estropearte un objeto y quizás una victoria, pero la urgencia de pasarlo hacía que ese tramo de carrera te activara un algo en la cabeza que daba otra perspectiva y una nueva prioridad además de mantener tu puesto en carrera.

¿Qué más se puede decir del juego? Gracias a que le han metido un multijugador en red la vida útil del juego se multiplica, ya que aunque el nuevo aspecto sea tentador, las pistas no se hacen tan atractivas cuando las has jugado varias veces en las diferentes copas. Sí es cierto que hay algunas pantallas muy destacables, como la Tubería Piraña o el Galeón Hundido de Wario, y muchas de las nuevas cosas nuevas (pistas de una vuelta, movilidad por mar y aire, el nuevo enfoque de las pistas…) que merecen mucho la pena y lo hacen un juego que todos deberían tener, pero se queda lejos de lo que todo este potencial podía dar, perdiendo así una oportunidad de oro para convertirse en el gran referente de carreras de su estilo.

Nota: 7.

“Dissidia 012 Duodecim” aterriza en PSP marzo 25, 2011

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Notitiae, Otium, Otium digitale.
1 comment so far

La esperada secuela del juego de lucha que junta a algunos de los personajes más famosos de la saga por excelencia de Square-Enix vuelve con más fuerza, más personajes, más espectáculo y más dinamismo para mejorar la experiencia de este juego de lucha con toques de rol. ¡Aquí va el tráiler!

Retrovisión enero 1, 2010

Posted by Closto in Littera, Themae personales.
1 comment so far

Se va otro año más y aquí me pongo a reflexionar sobre lo que me ha traído éste. Creo que todos los años se empiezan con la ilusión de ver algo nuevo al menos los primeros días y poco a poco con acostumbramos a la novedad, con lo que todo se pierde. Lo bueno es que los primeros días son especiales y tranquilos. Por contra, a medida que diciembre cae, me pongo más melancólico y triste. Me da pena desprenderme de las cosas y a los años voy cogiéndoles cariño. Supongo que será por eso de que el tiempo vuela y de que la vida es muy corta (¡qué rápido se llega a los 22 años!). Pero hoy el tema es pensar en lo que me ha ido pasando y hacer una valoración general.

Sería falso decir que no pasa nada bueno durante un año, a pesar de que algo muy gordo pueda eclipsar algunas circunstancias o hechos. Es por eso que no voy a decir que este año ha sido un nido de fracasos y frstaciones, aunque si ha tendido a ser flojo, pobre y malo.

Creo que para cada cosa del 2009 tengo una queja. Por ejemplo, en temas de amigos, desde enero mismo he tenido unos roces con una chica con la que yo pensaba que conectaba mucho más: Maru, la primera que se hizo fan del bitácora, compañera de penas de la carrera. En agosto se fue de Erasmus a Holanda y desde que volvió en diciembre todos la hemos notado muy distante, fría y extraña. Personalmente, me da muchísima pena, pero son cosas que pasan y espero que se vayan arreglando con el tiempo.

Hablando de la uni me he acrodado de que este año me he licenciado. A partir de ahora se supone que tengo que ser algo en la vida y tal. He trabajado un poco y he estudiado algo menos, pero he aprovechado las experiencias y ahora ando buscando qué hacer. O eso hice hasta que me dio por estudiar un máster de periodismo que me recomendó una profesora. Metí la pata hasta el fondo. Estoy ahora mismo metido en una espiral de trabajos para una infinidad de asignaturas que me deprimen sólo con recordarlas. Incluso las que en un principio más me atraían han sido hasta ahora una frustración y decepción tras otra. Sólo me queda el consuelo de que es de un año y de que tiene cierto prestigio. Rezo por la llegada de julio para olvidarme de que una vez estuve ahí dentro, y eso que en general los profesores son agradables y nos tratan muy bien.

Por otro lado, he tenido mis contratiempos con mi pareja. En septiembre estaba cansado de no hacer nada y de que todos anduvieran ocupados salvo yo, que me ahogaba en la miseria de la pereza y la incertidumbre de si me aceptaban o no en la maestría que he mencionado antes. No voy a decir que me volviera huraño porque es mentira, pero estaba de un humor gris, me comportaba de forma muy esquinada y dudaba de mi auténtico interés por seguir con mi pareja. Unas semanas más tardes descubrí que todo se debía a que no estuve haciendo nada más que descansar durante más tiempo del que necesitaba, aunque era tarde para justificar unas palabras que nos costaron a los dos mucho dolor y, cada vez que las recuerdo, mucha vergüenza. Afortunadamente eso pasó, pero ahora se da el caso contrario: soy yo el que ve el efecto de estar desanimado y perezoso. Conocer el mal de que adolece tu pareja puede ayudarte a sobrellevarlo, pero sigue siendo duro tener que convivir con ello. Y los días duros siguen.

En temas de dinero, dejé de cobrar mi escaso sueldo de profesor de inglés al término del curso pasado y por problemas de horarios no puedo seguir éste. Obviamente, la Saturnalia supone un gasto extra, pero este año ha sido exagerado. Intentando ahorrar, no han parado de surgir cosas que han ido disminuyendo mi pequeño tesoro, y odio no haberlo podido parar. Sólo espero que no dure mucho el año que viene.

En temas familiares nunca esoty contento. Detesto las macrorreuniones que organizan para festejar cosas que sólo les importan a ellos, a “los mayores”, y que además tengamos que ir los demás por fuerza. Cada semana, cada mes y, por supuesto, cada año deseo más fervientemente que llegue el día que me pueda emancipar y pasar de esas cosas. No voy a extenderme tampoco en todos los problemas y discusiones que surgen en el día a día porque podría escribir tres novelas. el resumen es que quiero dejarlo todo atrás pronto.

Por último, en lo que respecta a mi mayor vicio, he repetido hasta la saciedad que Nintendo está cayendo en picado. Cuando me compré la Wii y la DS tenía mucha ilusión y confianza en que podría disfrutar de interminables horas de diversión, pero esta vez ha sido la primera que he mirado hacia otro lado: la PSP. En tanto que Nintendo sólo sacan pura basura y yo me estoy comiendo prácticamente la Wii y la DS, en PSP he disfrutado en menos tiempo (este mismo año la compré) de muchas más cosas y tengo una larga lista de títulos que probar. Del mismo modo, PS3 y XBOX no han parado de sacar cosas que poco o mucho han llamado la atención, mientras yo no podía ni siqueira tocarlas. Sí he podido jugar a cosas muy bonitas con lo que tengo, pero el tiempo que le he dedicado en general ha sido realmente poco e insatisfactorio. Estoy muy triste por ello y a la par muy enfadado.

Bueno, como veis los que hayáis leído hasta aquí, este año para mí no ha aportado mucho bueno, aunque sí ha habido muchos momentos de risa, felicidad y encuentros. Por esa misma razón, espero que el año próximo y la generación próxima de consolas merezcan mucho más la pena de lo que la han merecido éstos. Y no me quiero ir sin mandar un beso muy fuerte a mis amigos más íntimos (Ainize, Luis, Pipiz, Ainara y Oier); a toda la gente buena con que me he cruzado y que me ha sacado alguna sonrisa, a mi familia, supongo, aunque no llegarán a leer esto (jejeje); a los amigos que aunque no hayan estado conmigo muchos años, sí han estado ahí cuando han podido y a los que debo mucho cariño y afecto (esto va sobre todo por ustedes, Útero y Janet); a los demás amigos y conocidos; a vosotros, lectores, autores y diseñadores, que desde hace unos meses me acompañáis por esta nueva incursión con este bitácora (mención especial a M2Hero, que fue el primero que demostró interés por este humilde y siempre imperfecto proyecto), y, para terminar, la mención especial es para quien se hace llamar Luxord Dantés, que desde hace dos años y medio soporta mis neuras y me castiga con las suyas. Un millón de gracias a todos y espero que en 2010 estemos un poco más unidos y seamos todos más felices.

Felicísima Saturnalia y próspero año nuevo.

Toda una vida… en imágenes noviembre 18, 2009

Posted by Closto in Littera, Otium, Otium digitale.
add a comment

Con este artículo doy comienzo a la primera parte de el proyecto que anuncié el otro día: recordar los grandes momentos, hechos, personajes y demás materiales audiovisuales. Y he decidido empezar esta sección con la parte más visual. Seguramente una tanda de imágenes nos evocarán los tiempos pasados, entre los que habra mejores y peores momentos. Ya siento que las fotografías de este primer artículo no son las mejores ni estén tan bien dispuestas como deberían, pero dadme tiempo y procuraré ser mejor selector y editor la próxima vez. Pero empecemos ya, ¿no? Dar más vueltas sería perder un tiempo que creo que nadie quiere. Así que, queridos lectores, aquí comienza un viaje desde el pasado hasta el presente, a trozos, sin prisa, pero también sin pausa. ¡Allá vamos!

Los primeros pasos hacia la industria de los videojuegos se empezaron a andar en 1947. Desde ese año y hasta la los años 70, cada proyecto nuevo, cada nueva máquina era un logro, y poco a poco pasamos del Tennis for two de 1958 (en la foto) al Galaxy Game de 1971.


Galaxy Game es el primer videojuego que funcionaba por monedas. Con él se dio inicio a lo que se considera la edad dorada de los videojuegos arcade. Ese mismo año se creó Computer Space, el primer videojuego producido en masa y con intención de venta. No obstante, ningún videojuego hasta esa fecha había conseguido un auténtico éxito, pero ahí estaba Pong para solucionarlo.


Después de los primeros prototipos de lo que se pueden considerar videojuegos, que no estaban dirigidos al mercado, y el primer intento de comercializarlos, Atari fue la empresa que revolucionó ese mundo. Tres años después de que en 1972 la Magnavox Odyssey (consola princial de la primera generación de consolas, valga la redundancia) viera la luz, Atari lanzó la Atari Pong, una creación de escaso impacto debido a que la consola sólo ofecía el ultrafamoso juego Pong. No obstante, dos años después salió al mercado la Atari 2600, una máquina que por fin aceptaba el intercambio de juegos gracias a los cartuchos. Durante algo más de una década, Atari reinó y dominó el mundo de los videojuegos entre las demás consolas de segunda generación.

En lo que a las máquinas recreativas se refiere, Space Invaders (1978), Asteroids (1979) y Pac-Man (1980) arrasaron. Son los referentes clásicos de las modernas máquinas que invaden centros comerciales y salones de juego.

Y la luz se hizo. Cuando el mundo de las videoconsolas se precipitaba en una crisis debido al exceso de género y a la baja calidad de los productos, nintendo lanzó la NES (Famicom en Asia), la consola de mayores ventas de su época. La NES, además de dinamizar y revivir la industria, estableció las bases del desarrollo de los videojuegos de su época y popularizó las desarrolladoras de juegos independientes, que comenzaron con Activision, que crearon en conjunto algunos programadores de Atari descontentos con la empresa. Esta primera consola de Nintendo tuvo enormes éxitos como Super Mario Bros. (1985), que dio vida a toda el mundo de Mario; The Legend of Zelda (1986), que comenzó la celebérrima franquicia Zelda; Metroid (1986), el juego de la cazarrecompensas Samus Aran, o Final Fantasy (Square, 1987), otra franquicia que de sobra todos conocemos. Mientras Nintendo arrasaba en los mercados estadounidesnse y japonés, la Sega Master System intenaba encontrar su público en Europa y algunos países sueltos.

Mario se estrenó en la SNES con un título de lujo: Super Mario World. Considerado uno de los mejores juegos de la historia, Super Mario World no hace sino pegar más y más empujones a la ya vasta fama del fontanero, que se estrenó en 1981 con Donkey Kong, Pauline y un nombre diferente: Jumpman. Este juego es, además, el primero en acoger a uno de los persoanjes con más carisma y ternura de la familia de Nintendo: Yoshi, que, aparte de ser un personaje muy famoso y querido, es santo de mi devoción.


Por otro lado, Sega paría por esas fechas a Alex Kid, su primera mascota no oficial. A lo largo de los 17 niveles que tenía el juego, Alex Kid se enrenta a un montón de bichos y a bastantes plataformas. Desgraciadamente para él, su vida como mascota de Sega termino pronto a principios de los noventa.

Bueno, chicos, hasta aquí llegamos hoy. El próximo día seguiré donde lo dejo hoy y espero seguirlo mejor para ver si os puedo acercar a los recuerdos de antaño un poco mejor. ¡Un saludo!

 

 

Artículo publicado previamente en Chapel of the heretics.

Regreso octubre 18, 2009

Posted by Closto in Littera, Otium digitale.
2 comments

Bueno, regresar, regresar, la verdad es que como ando en el otro blog también… Pero, bueno, que ahora empezaré a pegar y escribir atículos aquí también por si las focas. De hecho, empezaré con uno de que quería escribir hace mucho tiempo. Aquí va:

Todo estaba pensado antes incluso de iniciar mi otro bitácora. El caso es que quería hablaros de “una trilogía” de juegos a que me enganché hace años. Los juegos en cuestión no es que sean una trilogía, pero de hecho son tres los que siguen el mismo patrón de funcinamiento y estilo. Dos de ellos no han salido fuera de Japón, lo cual es una auténtica lástima, aunque siempre se pueden importar. Se trata, ¿cómo no?, de “Osu! Tatakae! Ouendan!”, “Moero! Nekketsu Rhythm Damashii: Osu! Tatakae! Ouendan 2″ y “Elite Beat Agents”, más conocidos por “Ouendan”, “Ouendan 2″ y “EBA”. Que no os asusten estos nombres tan largos, pues detrás de ellos se esconden tres de los más adictivos juegos de ritmo que podáis encontrar en el mercado.

La mejor baza de estos juegos es la simplicidad de su planteamiento y funcionamiento: revienta globos al ritmo de la música sin que la barra de habilidad llegue a cero. A partir de ahí, suma puntos y trata de cumplir cada misión (15 en “Ouendan” y 19 en los otros dos). Cada canción ofrece 4 niveles de dificultad, con lo que el juego multiplica así la duración, y normalmente hay canciones ocultas que hay que desbloquear sumando puntos. Aparte queda un registro que suma los puntos y te nuevos rangos a medida que vayas acumulando números y éxitos.

También existe la opción de que grabes tus partidas y las guardes para tenerlas de recuerdo, compartirlas con tus amigos y demás, además de un par de opciones más de personalización, como bailar como Kahn al frente de las Divas (en “EBA”), complicar las canciones retrasando la salida de los globos, et cetera. Pero lo más interesante de las opciones y modos que salen de la propia historia es el multijugador. El juego incluye en este modo las variedades de multijugador cooperativo y contraoperativo. En el modo cooperativo entre dos y cuatro jugadores se van turnando para completar una canción, mientras que en el contraoperativo se dividen en grupos y luchan por la mejor puntuación. Este último modo incluye una dificultad añadida: varias estrellas miden la habilidad del jugador y cuando se llenan producen un estado alterado (movimientos bruscos, supresión de los círculos de ayuda…) en la pantalla del oponente. Un modo completo que engancha tanto o más que el modo en solitario.

Otro de los puntos fuertes es el humor. Cada canción te plantea una historia más o menos alocada y los protagonistas siempre acaban pidiendo ayuda al jugador. Tras esto se inicia la canción pero en cada una de ellas hay de dos a cuatro paradas, como si se tratare de un punto de control que valoran el nivel de tu barra de habilidad (va bajando pero se rellena con los puntos que consigas) e incluyen pequeñas escenas que completan la historia y que varían en función de si vas bien o mal. El resultado final de la canción también depende de lo bien que hayas pasado estos puntos. Las historias son tan dispares como un hombre que se enfrenta a zombis con frutos secos, un mono de peluche y un soldadito que unen fuerzas para volver a casa de su dueña o incluso el esfuerzo de una gorda Cleopatra por adelgazar para Marco Antonio con una dieta basada en construir una pirámide. No faltan canciones lentas y finales marchosos, así que hay para todos los gustos. Digno de meciona es que cada juego incluya diferentes historias para el modo multijugador, así que aparte de las 53 (15 + 19 + 19) que podéis descubrir en el modo para un jugador, tendréis en pantalla, por ejemplo, duelos de cocineros o la pelea entre una señorona y un refinado hombre por encontrar las mejores prendas en un centro comercial.

Los que sepan japonés podrán añadir al toque humorístico visual el que acompaña en forma de textos, además de comprender mejor la similitud entre las historias y las canciones que las acompañan. En el caso de “EBA”, existe la versión traducida en español, aunque lo más recomendable es que el que pueda lo pruebe en inglés, ya que los textos ganan mucho más en la versión original.

En conclusión, resultan ser juegos muy activos, muy dinámicos, muy movidos y sobre todo muy adictivos. Si no me pasé veranos enteros jugando constantemente a ellos, que baje Dios y lo vea. Si queréis buscarle pegas, bueno, la principal es que en el caso de querer probar los “Ouendan”, hay que jugaros en japonés sí o sí, lo cual, en el fondo, tampoco es un gran dilema. Otra cosa que puede hacer que os retractéis es que penséis que 15 ó 19 canciones sean pocas. La verdad es que siempre se agradecen más melodías, pero os puedo asegurar que aun con esos cortos números os engancharán los tres juegos. Otra cosa es que los temas elegidos no os gusten, pero en tema de preferencias nunca llueve a gusto de todos. En cualquier caso, es un imprescindible para todos los amantes del ritmo y ese tipo de juegos y un valor seguro para los que simplemente disfrutan de grandes títulos para la DS.

Un paso adelante julio 1, 2009

Posted by Closto in Littera, Notitiae.
2 comments

Queridos y escasos lectores del blog, hace tiempo que se me secaron un poco las ideas y he tenido que renovar el envoltorio para no echar a perder la mercancía. Quiero decir con esto que he abierto otro blog en el que poco a poco voy tirando hacia adelante con mis ideas y cuestiones, así que por el momento no sé hasta cuándo vovleré a publicar aquí. No quiero decir que dejo el blog, en absoluto. Simplemente me da pereza copiar los artículos del otro blog aquí y viceversa. Si queréis seguir leyendo mis chorradas, podéis hacerlo en http://chapeloftheheretics.blogspot.com/. Es otra casa, otro estilo y otra prosa, pero la misma esencia.

Aviso antes de cerrar este artículo de que LA PÁGINA DE DUDAS DEL ZELDA QUEDA POR AHORA SIN ATENDER, ASÍ QUE SI PASO POR AQUÍ INTENTARÉ RESPONDER VUESTRAS PREGUNTAS, MAS NO SÉ HASTA CUÁNDO SERÁ. Por ahora tengo que dejar varias (algo menos de 25) sin atender porque tengo un examen oral en media hora, pero están a la vista por si alguien tiene a bien responderlas. Pido perdón a los afectados por las molestias.

¡Y qué pequeño que soy yo! mayo 31, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
6 comments

Hoy tengo el corazón encogido. Me siento nimio e insignificante. Hace tiempo que creo que parte de mi vida se ha ido al traste. Mis ambiciones se vuelven preocupantemente moderadas, mis fuerzas se reducen a números de fácil manejo y mi motivación se ha quedado sin gasolina. Siento que hay un mundo fuera que me estoy perdiendo y que no tengo ni ganas de fuerzas de retomar el sano trabajo.

Me he dejado engañar por mí mismo y me veo arrastrado a una laguna en la que nadar es exquisitamente placentero pero perfectamente inútil, como diría Oscar Wilde. Hay un millón de trabajos, estudios y empresas que debería estar llevando a cabo pero he dejado que me drenaran las ganas de moverme y ahora sólo me queda un resquicio de aprendizaje y voluntad de conocimiento muy limitado y pasivo. Me he ido quedando vacío tan lentamente que para cuando me he dado cuenta, ya sólo soy una caricatura de lo que era. Mis inquietudes y mi labor se han perdido en el tiempo por culpa de la pereza y el desánimo y ahora estoy perdido en las aguas del placer absoluto y el lujo inmerecido.

La escena está pidiendo a gritos un mar de lágrimas pero yo soy incapaz de hacer nada porque he sido atado por mis propias cuerdas en mi propia caverna. Platón me ha atrapado incluso después de que yo anduviera jugueteando entre lo que creía que era la entrada a su cueva.

¡Ay, cómo añoro ahora mi juventud, en la que tenía a gente que me motivaba a seguir a delante! Creo que me he dejado atrapar en mi propia trampa y ahora no sé cómo salir de ella. Necesito esos estímulos que empujan a uno a hacer de la suya una vida de provecho. Ojalá tuviera la suerte de que pudiera volver a aprender de alguien, de sentirme ignorante y vulnerable. Necesito que alguien me guíe por la vida.

———————————————————–

Réquiem a mi vida.

Hoy me siento estúpido, humillado y diminuto. Bien lo define ese pequeño extracto de la famosa canción de Pastora Soler. He perdido la seriedad. Pero lo que más vergüenza me da, incluso más que yo mismo, es que mi propio corazón, y lo digo con la mano en el pecho, se me ha encogido y los latidos me dolían ligeramente, como cuando se le va la vida a alguien, al pensar en mi estupidez, en mi imbecilidad y en el lamentable estado en que he dejado mi vida, hecha trizas.

Tocados del ala mayo 20, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Homines, Littera, Themae personales.
6 comments

No sé por qué a veces tengo tendencias masoquistas. Después de un duro día de trabajo intentando rasgar un aprobado en historia de la lengua, llego a casa y me pongo a oír hablar a un crío. No es ni mi hermano pequeño ni mi primo ni un cachorro de humano abandonado en una esquina, pero apesta más que todos ellos juntos.

Resulta que hay en el Perú un chaval de ocho años que ha recibido del Señor el regalo más grande que a día de hoy el todopoderoso se digna dar: la gilipollez. El pobre ha nacido en una sociedad estúpida e impositora a la que no le da más el cerebro y se resignan a aceptar la idea de que un tal Jesús murió y se fundió con su padre y una cosa que a veces parece una paloma con la mayor de las disposiciones. Hay que reconocer que se lo grabamos a fuego con persuasivas técnicas alrededor de 500 años atrás. No obstante, los muy idiotas se lo creyeron de verdad, y así está la cosa hoy.

Os voy a presentar un vídeo en el que el mismo chaval lo dice todo. No os asustéis por su manía por andar con el baile de San Vito, puesto que son cosas de la edad y de que no sabe ser serio (es un crío, el probín).

No ace falta que lo oigáis todo puesto que ya lo ha hecho vuestro amigo Closto por vosotros. Fijaos en que hasta os marco los mejores momentos. Empezamos por el minuto 1:23, en el que el chiquitín inconsciente blasfema en contra de Dios al decir que el Señor folla. Folla, y cómo folla el hombre. Puesto que para crear tanto hombre ha tenido que echar muchos polvos.

Es increíble cómo estos chavales son tan precoces. Este crío empezó a leer a los 3 años y a sus jóvenes 8, cuando la gente normal se dedica a aprender las líneas más generales de historia, lengua, matemáticas y esas cosas, él se pone a estudiar la Biblia (2:30). Yo me pregunto si este mocoso sabe algo del mundo y de la vida. Y ya no me atrevo ni a preguntar a sus padres si son gilipollas al leerle la Biblia en vez de cuentos, que para algo son para niños. Cuando los niños apenas saben hablar, contarles las aventuras de tipo que vivió hace 2000 años en un lugar tan alejado para ellos como Israel (o circundantes) que además habla como sus tatarabuelos es una irresponsabilidad. Y descartado queda que el niño sea un prodigio o un superdotado porque esa gente piensa. Es normal que los otros niños lo miren raro y crean que su madre lo parió a hostias.

Hacia el minuto 4:30 el chico dice algo que a mí me ha puesto los pelos de punta: dice que quiere ser presidente de Perú. Vale que Perú no valga mucho, vale que Perú no pinte mucho tampoco en el panorama internacional, vale que Perú no sea uno de los más prósperos ni mejores países del mundo, mas el mero hecho de que un enano que ya alberga en sí sentimientos tan terribles como los quemarca la religión quiera gobernar un país es algo que no se debería consentir. En los suburbios internacionales quizás si se permita que se hagan ese tipo de cosas deplorabales debido a su inteligencia limitada y su actitud relajada, pero sigue siendo algo que debe evitarse a toda costa.

El siguiente gran momento del crío empieza en el minuto 6, cuando relata su primer gran milagro (aunque milagro es que no lo dejen morir de hambre para ver si aprende). Lo más curioso, y es mucho más que su poder de manejar el clima, es que él predicaba con 3 años. Según él dice (7:02-7:08), estaba preicando en la sierra de Perú (vamos, hablar a aldeanos. ¿Qué no se van a creer ésos?), “hace cinco años atrás” (8-5=3, si me permiten recordarles). Sigo pensando qué hace un niño de tres años debajo de la lluvia en una sierra hablando de las maravillas de un hombre que, de no ser porque él todo lo puede, estaría hecho una mierda tras milenios (o una eternidad) sin comer ni beber ni cagar ni mear ni ducharse ni tener cremas para las arrugas. Señores padres, cuiden a sus criaturas, que luego es normal que salgan a ustedes. Y, niños, pensad bien en las mentiras que os preparáis porque luego la cagáis y caéis con todo el equipo.

Si habéis llegado hasta aquí (viendo el vídeo sobre todo), notaréis el cambio que pega el chico de cuando habla como una “persona normal” con el entrevistador a cuando se pone a predicar. Los que por normalidad mental no hayáis podido soportar este martirio, podéis ver cómo cambia hacia el minuto 8. Notad por favor su “confución” en su “ajpiración” a dar un buen discurso. Ese tono político, esa exageración en la pronunciación, esa precisión en el cambio de tono y esos exagradísimos ademanes dicen mucho de él, y no es en su favor, aunque a muchos (y a más entre ese pobre público chileno-peruano) se los meta en el bolsillo con su actuación del tres al cuarto. ¡Ay, cuánto mal hace la falsa inocencia de un diablo disfrazado de niño!

En fin, como el crío no se cansa, hay una segunda parte del vídeo que dura algo menos. Aunque siento estropear vuestra vista y oídos, aquí os dejo el vídeo:

Nada más empezar, el chavalito evidencia su chulería (“déjame temrinar”). No es una forma muy loable de darse a conocer a los que no tienen el tiempo que perder con sus estupideces. No obstante, ésa es la vida de un crío que se encierra en un cuarto que tiene en su casa con un libro que hace 500 años no se podía traducir.

A mediados del vídeo (2:15) el mocoso se pone a cantar una preciosa canción de un tipo que va a quemar una ciudad. El chistoso pirómano aconseja a sus hermanos a que se larguen como alma que lleva el Diablo. Benditos los cojos que no pasarán frío. Graciosa es la frase en la que dice “iglesia, camina”, como si esa institución eclesiástica pueda avanzar. Cuando los pensamientos de uno están anclados milenios atrás, ir hacia adelante es imposible. No en vano dicen que la iglesia que arde es la que más ilumina.

Para terminar esta serie de despropósitos en contra de los respetables sentidos (en algunos casos) del lector, me dispongo a poner un último vídeo en que, para variar, el famoso peruanito nos cuenta incluso algún que otro chiste:

Me hace mucha gracia que, sobre todo al principio, sus gestos triunfantes y sus gritos de colegiala parecen más sacados de un manga japonés que de una escena de la vida real de un pueblo que no anda precisamente a la cabeza de los calidad de vida. Asimismo, es muy gracioso que diga que (0:24) seamos la perfecta creación de Dios. Tan perfecta que no hay institución, tirano, rey, asesino ni dictador que haya matado más que la Iglesia (incluso casi más que todos ellos juntos). Tan perfecta que incluso lo ha parido (junto a varios más que se le parecen). Y todas esas risas se echa sin contar cuando pone gestos de rapero y se mea en la “evolusióóóóóóóóóóóóón” (corasóóóóóónnn, corasóóóóónnn).

Atentos también al chiste de los monos porque nos prepara con sus gestos a lo “I was robbed by two men” http://www.youtube.com/watch?v=jTFsjchAw8w) pero abriendo las piernas (2:15). Así que como los monos hacen monitos, parece ser que sólo existe esa férrea conexión, inquebrantable. Por eso no existieron ni dinosaurios ni existen ahora razas híbridas de animales e incluso de plantas. Por eso es tan gracioso el muy hijo de puta, porque habla como el aldeano que contaba chistes en “Noche de fiesta” todos los malditos sábados. Con éste no se podría llegar a saber nunca lo que fue primero, si la gallina o el huevo.

En fin, muchas cosas más se podrían decir de esta pequeña sanguijuela a la que le han comido el cerebro y que se lo comerá, como si de un zombi se tratare, a mucha más gente para que esas chorradas que suelta como perlas se queden enganchadas en la mente de todos ellos y así puedan propagar su sucia doctrina, que choca con todas las doctrinas del mundo y se proclama vencedora por la gracia de Dios en contra de su voto de humildad y el pecado de soberbia.

Pero, pongámonos serios por un momento. ¿Alguien le ha enseñado a este crío lo que fue la Edad Media en Europa? Claro, América pasó directamente al Renacimiento sin tener que sufrir las guerras por interés, los matrimonios de conveniencia (bueno, eso sí se conoce), las Cruzadas, la Inquisición, la Reconquista, la corrupción eclesiástica (eso también se conoce), el secretismo en el arte de la escritura para llevar un pequeño foco de luz a través del tiempo… El día que alguien le enseñe cómo se vive dominado por ea estupenda doctrina, el día que se divierta viendo cómo dos tíos se pegan con un largo trozo de madera montados a caballo, el día que vea guerras en las que hay más sangre que contaminación radiactiva y el día que se queme a medio mundo por cosas que ni una décima parte ha hecho, entonces quizás se dará cuenta de lo que supone tener que seguir a un grupo de iluminados que viven de puta madre sin prestar atención ni a sus votos ni a sus obligaciones ni a la razón incluso para las cuestiones más nimias (como el llevar la cultura y la educación a todos y no a los que son tan o más interesados que ellos). Bueno, me equivoco, porque él sería uno de ellos, y sólo los imbéciles y los gilipollas que lo vitorean y aclaman acabarían callándose los loores. Bueno, tampoco, porque siempre serán tan imbéciles y gilipollas como ahora lo son.

Y una verdad sí que hay aquí: Dios existe y da clases de fonética, gramática e historia (entre otras) en mi universidad (y tiene una mesías y todo).

P.S.: Sé que mi crítica es pésima y mi léxico paupérrimo, mas en mi defensa diré que hace mucho que no escribo, que hoy estoy agotado y que es muy tarde para publicar nada. Gracias por leer y comentar de todos modos.

Jonathan Harker’s secret diary notes mayo 14, 2009

Posted by Closto in Artes, Fabulae, Libri, Littera, Themae personales, Universitas.
25 comments

He aquí una historia corta que voy a entregar mañana para mi clase de “Inglés  para fines específicos”. A ver qué os parece. Se agradecerán los comentarios y opiniones.

Bueno, aquí os va:

3 May. It was on the dark side of twilight when we got to Bistritz, which is a very interesting old place. Being practically on the frontier -for the Borgo Pass leads from it to Bukovina- it has had a very stormy existance, and it certainly shows marks of it […]. Count Dracula had directed me to go to the Golden Krone Hotel, which I found, to my delight, to be thoroughly old-fashioned, for of course I wanted to see all I could of the ways of the country. I was evidently expected, for when I got near the door I faced a cheery-looking elderly woman in the usual peasant dress1.

I felt strange since the very moment I stepped in. It was the kind of feeling I would have the rest of my journey to Count Dracula’s place. Even when I was shown my room, I felt as though someone was spying me.

I left my package beside the bed and looked at the window. The night had already come and it seemed it was going to be very thick. I sat on the bed and explored the room with my sight. There was a big wardrobe made of dark, ebony wood, perhaps thought for customers spending many days in the Carpathians to leave their clothes. There were also a couple of bedside tables with one drawer each. I tried to open them but one of them was stuck or locked, and I could not but giving up trying.

After drinking some water I brought with me, I slowly prepared to sleep. I took off my clothes and lay down into the bed. Although the window was closed, I felt extremly cold. An ignorant person would have probably said it was due to ghosts hovering about the place. What a silly assumption! It must be becasue of the Carpathians and the rough forests all around that land.

I speant quite a long time trying to get to sleep, but all effort was useless. I got up and looked out of the window again hopelessly trying to find some trace of life or human activity, but there was no evidence of it. I turned back and sighted. I started to feel overweighted by my situation and so suffocated. I thought of me as being a rat trapped in a tiny cage with nowhere to go, completly unaware of what is going on outside that cage. I think I ran about for a little while before falling over to the ground. I am not sure of how much time it took me to recover and stand up. I was utterly confused. I tried to remember what had happened so far and I decided that I was at some point in the dead of the night.

I don’t know why, but when I stood up and calmed down, I slowly took my clothes and dressed up. Then I left the room and headed towards the hotel entrance. I was convinced that I desperately needed to walk for a while, regardless of the cold and the snow outside. If Mina had been there, I’m sure she would have known what to do to comfort and relieve me.

The night was colder than I expected so I was forced to go for another robe to cover and protect myself. As I was fighting my way up to the room agains the extreme cold, I heard a strnage noise coming from a big room beyond the reception hall. A fleeting wish to take a look crossed my mind, but it was immediately rejected due to my sudden impossibility to move stealthily nor to behave in a natural and proper way.

No sooner had I entered my room, I fetched a robe and a large hat to protect against the freezing cold. Had I thought carefully about it, I would have felt shocked at my own insane decisions and behaviour. Still, I kept on with my plan of going out to the weather’s freezing rage. I only hoped that stupid walk would tire me enough to be able to get to sleep as soon as possible.

I could still hear some strenge noieses as I went back to the entrance hall, but I paid them no heed, for I imagined there were some people prepairing everything for the next day. I crossed the hall and opened the door. The night seemed calmer than before: the wind didn’t blow violently, no more snow fell from the skies above and the trees no longer whispered their fatal tune. “The sooner I start, the sooner I’ll finish”, I said to myself and started moving.

I was walking very slowly due to the snow on the ground and the cold within my body, though I knew I ought to go faster. Ten minutes after my paarting from the hotel, I realized that idea was the stupidest thing I had ever carried out. I blamed myself and decided to go back, but my footprints disappeared as I walked on as though a hellish and dark power was cast to curse me. I couldn’t even remember the way back for I had all my sensed and inner strengh working to hold up to the cold. Besides, I was just looking to the ground instead of trying to enjoy the limited sight of the city at night. I silently cursed Romania, Bistritz, Transilvania and the very Count.

After some hasty musing over what I ought to do next, I decided to try to go back and see where I got to end up. I turned back and started walking, willing to reach the hotel again. The streets seemed all the same to me, and the forest beside the town seemed to be always very cose to where I was standing. I have been surprised at it since I came to the town, for that feeling of closeness was present within me even before reaching that place.

I walked for a while without seeing any clues as for where the hotel was. To make things worse, the town seemed to be totally abandoned, for no man was outside carrying out so fool a plan as mine and no light could be seen coming from any kitchen nor bedroom. I thought it too bold to shout for help or knock at a door to ask for some directions, so I just sticked to my obstinate stupidity of making the back to the hotel on my own.

I began hearing strange sounds soon after thinking of knocking at some doors. By that time, I was already crawling on the ground’s face, like an inscet -me, part of the decent human race-, lost in time and lost in space -and in meaning. I thought I heard dogs barking, but I soon realized it was the wolves who were howling. The chill had penetrated on me so badly that I was not able to hold any feeling of fear nor any desire for running away. I thought all was lost, and I gave up. I sensed the wolves stepping close to me and I silently allowed them to drag me. “Here I come, Hector”, I said to myself.

Soon, they dropped my clothes from their sharp teeth and left me alone on the snow. I dared not move nor open my eyes in order not to see their devilish faces as they chopped my poor, sinner body into a million pieces. I sang a couple of prayers before I was devoured and when I finised I came to terms with the fact I was destined to perish among hundreds of bites of wild dogs. “What a pitiful death you’re going to die, Mr. Wisdom!”, I scolded myself. But as no tooth cleaved into my body and no bite broke apart any piece of me, I eventually decided to open my eyes slowly, still fearful of a sudden attack. Nothing surrounded me. No wolves, no teeth, no dogs, no anything. Darkness there, and nothing more. To my own surprise, I was disappointed. Was it all something I had imagined? Were the howls real? Was I cursed or had it been real? I was confused and angry, and all I wanted to do was to cry. There was no sleep for me, and apparently no relieve or hope for sanity for me. “Mina!”, I cried out, hoping the night would herald my desperate shout to her. But there was no answer.

I stood up and realized I was in front of the hotel’s entrance. The wind had already started to blow with great strengh and I went in quickly. I sat on the nearest chair and put my hands upon my face as though I was a despicable, poor devil crying in the street. I pitied myself. It was so very embarrasing I really wanted to die.

Soon, another strange noise like those I had heard before leaving the hotel aroused me from my sorry thoughts. As I was not sleepy yet and I didn’t care about anything that could happen, I moved towards the source. I knew I was being too bold, but somehow I didn’t feel remorse. What could be going on? I opened a door that lead to a corridor. A red light came out through the frame of the door on the other side of the corridor. No sooner had I touched the handlebars, the door opened and I was pulled inside the red room.

I found myself kneeled for third time that night. What I saw there shocked me more than anything I had ever seen before (Mem., hide these diary pages from Mina). The room was flooded with lust. There were some people touching and undressing each other in couples or trioes. I crawled back in amazement trying to find the passage back to the place I was before, but it was too late. I saw the woman that received me completly dressed in black locking the door and hiding the key between her breasts. It was such a disgusting scene that I covered my face again with my hands. I crawled to a corner like a child and tried to escape the horrible vision, but it was useless; the old woman came to me and ordered two young and strong men to lift me up. I wouldn’t make it an easy task, but I was not too much of a problem for the youths. The audience laughed for a moment and immediatetly went back to their sinful actions.

I was brought to another corner in which I was asked to sit. The two men would assure I obeyed, so I had no other option. I was offered a cup of slivovitz as one of my guardians help me clean my face of sweat. I was so nervous I drank the brandy right away. Then I was offered another glass and a third one after the latter. I was drunk soon after I entered that hellish room. At some point between my second arrival to the hotel and the morrow, I became part of the orgy. I did not mind at all those heretic lesbians kissing each other, nor the despisable sons of Sade, nor the condemned sodomites doing unnamble things to each other.

Had I perchance touched or kissed another boy, I don’t know. What I am sure of is the old lady introducing me to a young girl with red cheeks decently dressed. I was convinced to pay for her company while she kept me offering spirits. I feel extremly embarrased to admit I rejected none. The old woman marvelled at my enthusiasm in touching the maiden. I started groping one of her breasts from behind her. I kissed her neck and drank almost at the same time. I handled her easily. I didn’t mind the woman in black looking at us and cheering the girl to take an active part. I had fallen into complete perdition. I would have no chance for redemption, but I did not care at all.

I ignore the amount of time I spent in that whirl of lust and sex, but it seemed to me as though it was eternal. My mind was out of control and I felt completly dizzy. I was drunk and I was excited.

4 May. Suddenly, I straightened up on the bed. I was sweating and I could barely breathe. It was all dark in my room. Eagerly I wished the morrow. I stood up and drew the curtains. I could see the sun starting to rise from behind the Carpathians. “Horray! Hallelujah!”, I said to myself. I rushed back to the bed and curled up. I was afraid everything I had seen was true. It was all so real.

When the sunlight came into the room I stood up again and dressed up. I dared not go out and meet the old woman, the young men nor anybody in the room. I sweared not to look behind the door that lead to the corridor just in case I found out everything was true. Once I was prepaired, I went out of the room.

The day was bright and sunny, and everything looked normal. I talked to the old woman and inspected the hall looking for traces I might had left the day before but found none. When I asked whether anybody heard strange noises the previous night, everyone looked surprised and asked why would I ask so. It seemed my mind had made it all up. But I remembered I had sworn and cursed, sinned and fornicated. And there was also that mysterious picture I had not seen the previous day in the hall. There were two men and two women depicted there. The man was paying a procuress for a beauty maiden as he was touching one of her breasts. The other man seemed to look at me directly, as though he could move his eyes in order to look at me wherever I moved to. He had a hair-raising smile upon his face. The old woman said the picture had been there ever since she could recall.

I decided to forget it all. My coming to Romania had not been very cheering but I had some business there. I planned to get in touch with Count Dracula and leave as soon as possible. Remaining there was the last thing I would desire. Thus, I have also decided to burn these pages so no one will ever read them. Instead, I shall repent and confess in the very frist shrine I see and write a natural version of what has occurred to me these days.

Oh, Mina, forgive me.

I found that my landlord had got a letter from the Count, directing him to secure the best place on the coach for me; but on marking inquiries as to details he seemed somewhat reticent, and pretended that he could not understand my German. This could not be true, because up to then he had understood it perfectly; at least, he answered as if he did. He and his wife, the old lady who had received me, looked at each other in a frightened sort of way2.

I knew something fishy was going on in that place and decided not to delay my departure any further.

1Stoker, Bram: Dracula, page 3, Courier Dover Publications, 2000.

2Stoker, Bram: Dracula, page 3, Courier Dover Publications, 2000.

“The Procuress” in Vermeer’s career and in its time abril 6, 2009

Posted by Closto in Artes, Littera, Universitas.
1 comment so far

The Procuress is one of the three pictures that have a concrete date in Vermeer’s career as a painter. This information is given by the very painter on the low bottom of the picture: “i v Meer 1656″ -“ivM” in ligature. This makes the picture not only one of the most popular pictures by Vermeer which usually leads and represents his early stage, but also one of the pictures that can be taken to draw the line of evolution of Vermeer’s painting skills.

Another important aspect Vermeer took into account when painting is the topic and the implications of painting a “brothel”. Brothel painters usually included a self-portrait in the pictures and Vermeer, as critics say nowadays, is no exception. He is supposed to have painted himself in the skin of the jester, the man in black in the left side of the picture. Nevertheless, he has also included original elements in his picture. First of all, the very procuress is very different from the usual style of depicting them. They tend to be very old and decrepit, full of wrinkles and they are often much worried of the economic transaction. They also tend to show very rude manners and strict behaviour. On the other hand, Vermeer’s procuress is much calmer and seems relatively kind. Besides, she looks quite pretty. It is widely known that procuresses were very aware of the power of money and sex, and they were very sly. This is somehting that Vermeer has depicted fairly well, for the procuress in his paiting seems to be a sly, cunning woman.

Moreover, the very whore too seems to have something different and original in herself. Whores used to be very sensual, with exotic and erotic elements that dressed them superb, like that of Gerrit van Honthorst, though the one in Vermeer’s work is not so much of an exotic woman with big breasts. She wears a yellow dress with no neckline. She also has this white cap with delicate details. She is no common whore for a brothel picture.

On the other hand, The Procuress is a painting that marks the beginning of Vermeer’s true and best carrer. Later works are examples of his mastery over light and shadow. In The Procuress, Vermeer experiments with the chiaroscuro effect, as can be seen in below in the very picture. Also, although the warm colors used, which remind the viewer of Rembrandt and his followers -1650s-, and even maybe Maes, the picture, due to its topic and structure, is considered as a piece of the Utrecht Caravaggists. The resemblance between those -frequent in the 1620s- and The Procuress is clear, though the influence of Rembrendt is also clear.

Vermeers The Procuress.

Vermeer's "The Procuress".

Bibliography

· http://www.wga.hu/frames-e.html?/html/v/vermeer/01-early/04procu.html.

· http://www.metmuseum.org/special/Vermeer_Delft/8.R.htm.

· http://www.essentialvermeer.com/catalogue/procuress.html.

· http://www.encyclopedia.com/doc/1G2-3404706599.html.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.