jump to navigation

¡Y qué pequeño que soy yo! mayo 31, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
trackback

Hoy tengo el corazón encogido. Me siento nimio e insignificante. Hace tiempo que creo que parte de mi vida se ha ido al traste. Mis ambiciones se vuelven preocupantemente moderadas, mis fuerzas se reducen a números de fácil manejo y mi motivación se ha quedado sin gasolina. Siento que hay un mundo fuera que me estoy perdiendo y que no tengo ni ganas de fuerzas de retomar el sano trabajo.

Me he dejado engañar por mí mismo y me veo arrastrado a una laguna en la que nadar es exquisitamente placentero pero perfectamente inútil, como diría Oscar Wilde. Hay un millón de trabajos, estudios y empresas que debería estar llevando a cabo pero he dejado que me drenaran las ganas de moverme y ahora sólo me queda un resquicio de aprendizaje y voluntad de conocimiento muy limitado y pasivo. Me he ido quedando vacío tan lentamente que para cuando me he dado cuenta, ya sólo soy una caricatura de lo que era. Mis inquietudes y mi labor se han perdido en el tiempo por culpa de la pereza y el desánimo y ahora estoy perdido en las aguas del placer absoluto y el lujo inmerecido.

La escena está pidiendo a gritos un mar de lágrimas pero yo soy incapaz de hacer nada porque he sido atado por mis propias cuerdas en mi propia caverna. Platón me ha atrapado incluso después de que yo anduviera jugueteando entre lo que creía que era la entrada a su cueva.

¡Ay, cómo añoro ahora mi juventud, en la que tenía a gente que me motivaba a seguir a delante! Creo que me he dejado atrapar en mi propia trampa y ahora no sé cómo salir de ella. Necesito esos estímulos que empujan a uno a hacer de la suya una vida de provecho. Ojalá tuviera la suerte de que pudiera volver a aprender de alguien, de sentirme ignorante y vulnerable. Necesito que alguien me guíe por la vida.

———————————————————–

Réquiem a mi vida.

Hoy me siento estúpido, humillado y diminuto. Bien lo define ese pequeño extracto de la famosa canción de Pastora Soler. He perdido la seriedad. Pero lo que más vergüenza me da, incluso más que yo mismo, es que mi propio corazón, y lo digo con la mano en el pecho, se me ha encogido y los latidos me dolían ligeramente, como cuando se le va la vida a alguien, al pensar en mi estupidez, en mi imbecilidad y en el lamentable estado en que he dejado mi vida, hecha trizas.

Comentarios»

1. Ainize Aguillo - mayo 31, 2009

T´y yo tenemos que hablar. Dime día, hora y lugar. ¡Ya!

2. Closto - mayo 31, 2009

¿?

3. yuhaspace - junio 4, 2009

Eso digo yo, tu y yo tenemos que hablar!!!!!

4. Iraide - junio 5, 2009

¡A ver, por el amor de un god, chico de mil aficiones! No te sientas pequeño, porque entras en una contradicción!! Si hablas de la vida post-carrera, no creo que tu vida se haya ido al traste. Al contrario. Ahora tienes muchas vías donde elegir. ¿Que se te ha pasado un “tren”? Muuuuy relativo. Puedes cogerlo en la siguiente estación y hacer otras cosas mientras tanto.

Y lo del desánimo es normal, se llama saturación. Cuatro años de filología embotan a cualquiera!! Así que anímate😀 Ya harás algo, y ya te guiarás solito, que tienes muchos intereses.

Un beso!!!

5. Closto - junio 8, 2009

🙂 Muchas gracias a todos, de verdad.

^^ Os lo agradezco de todo corazón.

6. Mariale divagando - junio 23, 2009

Hola! Es la primera vez que vengo por aquí y me ha sorprendido mucho ver que describas tan perfectamente lo que YO misma he estado sintiendo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: