jump to navigation

“Dissidia 012 Duodecim” aterriza en PSP marzo 25, 2011

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Notitiae, Otium, Otium digitale.
1 comment so far

La esperada secuela del juego de lucha que junta a algunos de los personajes más famosos de la saga por excelencia de Square-Enix vuelve con más fuerza, más personajes, más espectáculo y más dinamismo para mejorar la experiencia de este juego de lucha con toques de rol. ¡Aquí va el tráiler!

Anuncios

¡Y qué pequeño que soy yo! mayo 31, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
6 comments

Hoy tengo el corazón encogido. Me siento nimio e insignificante. Hace tiempo que creo que parte de mi vida se ha ido al traste. Mis ambiciones se vuelven preocupantemente moderadas, mis fuerzas se reducen a números de fácil manejo y mi motivación se ha quedado sin gasolina. Siento que hay un mundo fuera que me estoy perdiendo y que no tengo ni ganas de fuerzas de retomar el sano trabajo.

Me he dejado engañar por mí mismo y me veo arrastrado a una laguna en la que nadar es exquisitamente placentero pero perfectamente inútil, como diría Oscar Wilde. Hay un millón de trabajos, estudios y empresas que debería estar llevando a cabo pero he dejado que me drenaran las ganas de moverme y ahora sólo me queda un resquicio de aprendizaje y voluntad de conocimiento muy limitado y pasivo. Me he ido quedando vacío tan lentamente que para cuando me he dado cuenta, ya sólo soy una caricatura de lo que era. Mis inquietudes y mi labor se han perdido en el tiempo por culpa de la pereza y el desánimo y ahora estoy perdido en las aguas del placer absoluto y el lujo inmerecido.

La escena está pidiendo a gritos un mar de lágrimas pero yo soy incapaz de hacer nada porque he sido atado por mis propias cuerdas en mi propia caverna. Platón me ha atrapado incluso después de que yo anduviera jugueteando entre lo que creía que era la entrada a su cueva.

¡Ay, cómo añoro ahora mi juventud, en la que tenía a gente que me motivaba a seguir a delante! Creo que me he dejado atrapar en mi propia trampa y ahora no sé cómo salir de ella. Necesito esos estímulos que empujan a uno a hacer de la suya una vida de provecho. Ojalá tuviera la suerte de que pudiera volver a aprender de alguien, de sentirme ignorante y vulnerable. Necesito que alguien me guíe por la vida.

———————————————————–

Réquiem a mi vida.

Hoy me siento estúpido, humillado y diminuto. Bien lo define ese pequeño extracto de la famosa canción de Pastora Soler. He perdido la seriedad. Pero lo que más vergüenza me da, incluso más que yo mismo, es que mi propio corazón, y lo digo con la mano en el pecho, se me ha encogido y los latidos me dolían ligeramente, como cuando se le va la vida a alguien, al pensar en mi estupidez, en mi imbecilidad y en el lamentable estado en que he dejado mi vida, hecha trizas.

Tocados del ala mayo 20, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Homines, Littera, Themae personales.
6 comments

No sé por qué a veces tengo tendencias masoquistas. Después de un duro día de trabajo intentando rasgar un aprobado en historia de la lengua, llego a casa y me pongo a oír hablar a un crío. No es ni mi hermano pequeño ni mi primo ni un cachorro de humano abandonado en una esquina, pero apesta más que todos ellos juntos.

Resulta que hay en el Perú un chaval de ocho años que ha recibido del Señor el regalo más grande que a día de hoy el todopoderoso se digna dar: la gilipollez. El pobre ha nacido en una sociedad estúpida e impositora a la que no le da más el cerebro y se resignan a aceptar la idea de que un tal Jesús murió y se fundió con su padre y una cosa que a veces parece una paloma con la mayor de las disposiciones. Hay que reconocer que se lo grabamos a fuego con persuasivas técnicas alrededor de 500 años atrás. No obstante, los muy idiotas se lo creyeron de verdad, y así está la cosa hoy.

Os voy a presentar un vídeo en el que el mismo chaval lo dice todo. No os asustéis por su manía por andar con el baile de San Vito, puesto que son cosas de la edad y de que no sabe ser serio (es un crío, el probín).

No ace falta que lo oigáis todo puesto que ya lo ha hecho vuestro amigo Closto por vosotros. Fijaos en que hasta os marco los mejores momentos. Empezamos por el minuto 1:23, en el que el chiquitín inconsciente blasfema en contra de Dios al decir que el Señor folla. Folla, y cómo folla el hombre. Puesto que para crear tanto hombre ha tenido que echar muchos polvos.

Es increíble cómo estos chavales son tan precoces. Este crío empezó a leer a los 3 años y a sus jóvenes 8, cuando la gente normal se dedica a aprender las líneas más generales de historia, lengua, matemáticas y esas cosas, él se pone a estudiar la Biblia (2:30). Yo me pregunto si este mocoso sabe algo del mundo y de la vida. Y ya no me atrevo ni a preguntar a sus padres si son gilipollas al leerle la Biblia en vez de cuentos, que para algo son para niños. Cuando los niños apenas saben hablar, contarles las aventuras de tipo que vivió hace 2000 años en un lugar tan alejado para ellos como Israel (o circundantes) que además habla como sus tatarabuelos es una irresponsabilidad. Y descartado queda que el niño sea un prodigio o un superdotado porque esa gente piensa. Es normal que los otros niños lo miren raro y crean que su madre lo parió a hostias.

Hacia el minuto 4:30 el chico dice algo que a mí me ha puesto los pelos de punta: dice que quiere ser presidente de Perú. Vale que Perú no valga mucho, vale que Perú no pinte mucho tampoco en el panorama internacional, vale que Perú no sea uno de los más prósperos ni mejores países del mundo, mas el mero hecho de que un enano que ya alberga en sí sentimientos tan terribles como los quemarca la religión quiera gobernar un país es algo que no se debería consentir. En los suburbios internacionales quizás si se permita que se hagan ese tipo de cosas deplorabales debido a su inteligencia limitada y su actitud relajada, pero sigue siendo algo que debe evitarse a toda costa.

El siguiente gran momento del crío empieza en el minuto 6, cuando relata su primer gran milagro (aunque milagro es que no lo dejen morir de hambre para ver si aprende). Lo más curioso, y es mucho más que su poder de manejar el clima, es que él predicaba con 3 años. Según él dice (7:02-7:08), estaba preicando en la sierra de Perú (vamos, hablar a aldeanos. ¿Qué no se van a creer ésos?), “hace cinco años atrás” (8-5=3, si me permiten recordarles). Sigo pensando qué hace un niño de tres años debajo de la lluvia en una sierra hablando de las maravillas de un hombre que, de no ser porque él todo lo puede, estaría hecho una mierda tras milenios (o una eternidad) sin comer ni beber ni cagar ni mear ni ducharse ni tener cremas para las arrugas. Señores padres, cuiden a sus criaturas, que luego es normal que salgan a ustedes. Y, niños, pensad bien en las mentiras que os preparáis porque luego la cagáis y caéis con todo el equipo.

Si habéis llegado hasta aquí (viendo el vídeo sobre todo), notaréis el cambio que pega el chico de cuando habla como una “persona normal” con el entrevistador a cuando se pone a predicar. Los que por normalidad mental no hayáis podido soportar este martirio, podéis ver cómo cambia hacia el minuto 8. Notad por favor su “confución” en su “ajpiración” a dar un buen discurso. Ese tono político, esa exageración en la pronunciación, esa precisión en el cambio de tono y esos exagradísimos ademanes dicen mucho de él, y no es en su favor, aunque a muchos (y a más entre ese pobre público chileno-peruano) se los meta en el bolsillo con su actuación del tres al cuarto. ¡Ay, cuánto mal hace la falsa inocencia de un diablo disfrazado de niño!

En fin, como el crío no se cansa, hay una segunda parte del vídeo que dura algo menos. Aunque siento estropear vuestra vista y oídos, aquí os dejo el vídeo:

Nada más empezar, el chavalito evidencia su chulería (“déjame temrinar”). No es una forma muy loable de darse a conocer a los que no tienen el tiempo que perder con sus estupideces. No obstante, ésa es la vida de un crío que se encierra en un cuarto que tiene en su casa con un libro que hace 500 años no se podía traducir.

A mediados del vídeo (2:15) el mocoso se pone a cantar una preciosa canción de un tipo que va a quemar una ciudad. El chistoso pirómano aconseja a sus hermanos a que se larguen como alma que lleva el Diablo. Benditos los cojos que no pasarán frío. Graciosa es la frase en la que dice “iglesia, camina”, como si esa institución eclesiástica pueda avanzar. Cuando los pensamientos de uno están anclados milenios atrás, ir hacia adelante es imposible. No en vano dicen que la iglesia que arde es la que más ilumina.

Para terminar esta serie de despropósitos en contra de los respetables sentidos (en algunos casos) del lector, me dispongo a poner un último vídeo en que, para variar, el famoso peruanito nos cuenta incluso algún que otro chiste:

Me hace mucha gracia que, sobre todo al principio, sus gestos triunfantes y sus gritos de colegiala parecen más sacados de un manga japonés que de una escena de la vida real de un pueblo que no anda precisamente a la cabeza de los calidad de vida. Asimismo, es muy gracioso que diga que (0:24) seamos la perfecta creación de Dios. Tan perfecta que no hay institución, tirano, rey, asesino ni dictador que haya matado más que la Iglesia (incluso casi más que todos ellos juntos). Tan perfecta que incluso lo ha parido (junto a varios más que se le parecen). Y todas esas risas se echa sin contar cuando pone gestos de rapero y se mea en la “evolusióóóóóóóóóóóóón” (corasóóóóóónnn, corasóóóóónnn).

Atentos también al chiste de los monos porque nos prepara con sus gestos a lo “I was robbed by two men” http://www.youtube.com/watch?v=jTFsjchAw8w) pero abriendo las piernas (2:15). Así que como los monos hacen monitos, parece ser que sólo existe esa férrea conexión, inquebrantable. Por eso no existieron ni dinosaurios ni existen ahora razas híbridas de animales e incluso de plantas. Por eso es tan gracioso el muy hijo de puta, porque habla como el aldeano que contaba chistes en “Noche de fiesta” todos los malditos sábados. Con éste no se podría llegar a saber nunca lo que fue primero, si la gallina o el huevo.

En fin, muchas cosas más se podrían decir de esta pequeña sanguijuela a la que le han comido el cerebro y que se lo comerá, como si de un zombi se tratare, a mucha más gente para que esas chorradas que suelta como perlas se queden enganchadas en la mente de todos ellos y así puedan propagar su sucia doctrina, que choca con todas las doctrinas del mundo y se proclama vencedora por la gracia de Dios en contra de su voto de humildad y el pecado de soberbia.

Pero, pongámonos serios por un momento. ¿Alguien le ha enseñado a este crío lo que fue la Edad Media en Europa? Claro, América pasó directamente al Renacimiento sin tener que sufrir las guerras por interés, los matrimonios de conveniencia (bueno, eso sí se conoce), las Cruzadas, la Inquisición, la Reconquista, la corrupción eclesiástica (eso también se conoce), el secretismo en el arte de la escritura para llevar un pequeño foco de luz a través del tiempo… El día que alguien le enseñe cómo se vive dominado por ea estupenda doctrina, el día que se divierta viendo cómo dos tíos se pegan con un largo trozo de madera montados a caballo, el día que vea guerras en las que hay más sangre que contaminación radiactiva y el día que se queme a medio mundo por cosas que ni una décima parte ha hecho, entonces quizás se dará cuenta de lo que supone tener que seguir a un grupo de iluminados que viven de puta madre sin prestar atención ni a sus votos ni a sus obligaciones ni a la razón incluso para las cuestiones más nimias (como el llevar la cultura y la educación a todos y no a los que son tan o más interesados que ellos). Bueno, me equivoco, porque él sería uno de ellos, y sólo los imbéciles y los gilipollas que lo vitorean y aclaman acabarían callándose los loores. Bueno, tampoco, porque siempre serán tan imbéciles y gilipollas como ahora lo son.

Y una verdad sí que hay aquí: Dios existe y da clases de fonética, gramática e historia (entre otras) en mi universidad (y tiene una mesías y todo).

P.S.: Sé que mi crítica es pésima y mi léxico paupérrimo, mas en mi defensa diré que hace mucho que no escribo, que hoy estoy agotado y que es muy tarde para publicar nada. Gracias por leer y comentar de todos modos.

Shit happens marzo 30, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
8 comments

Vaya, hace mucho desde la útlima vez que publiqué algo en mi blog. Os pensáis que lo tengo abandonado, pero NO. Resulta que la gente sigue enviando dudas a nuestro consultorio de Zelda, el cual es posible que movamos a otra página el señor Hóskar, a quien mando un beso enorme, y un servidor. Pero aquí vengo otra vez, dispuesto a escribir un poco más debido no a la estúpida crisis que surgió a causa de que todo el mundo se la creyera sino a raíz de la nueva presidencia que tendremos en mi pequeña pero matona comunidad autónoma.

Pues érase una vez una comunidad autónoma en que una dictadura nacionalista duró 30 años (más o menos). Ajeno a la mierda que se manejaba en los altos cargos (curiosa paradoja que los altos cargos sean bajos fondos), un niño creció y vivió como buenamente pudo en la ciudad más importante de la comunidad. Pero un día, ya mayor, se enteró de que, antre otros muchos trapos sucios, contaban en el partido de los dictadores con el que limpió toda la vergüenza de la sede, por lo que no quedó ni una sola mota de ese molesto alergénico. Habían limpiado todo el edificio para que el nuevo presidente, de otro partido, tuviera todo reluciente y así fuera más feliz en el democrático ejercicio de sus deberes como representante social.

Una de las primeras medidas que el nuevo trabjador social decidió adptar fue la de quitar unas subvenciones puramente económicas a las familias de la gente que se dedicaba a pelearse estúpidamente con las otras gentes vecinas de pueblos vecinos. Esto llevó al enfado de muchos, incluido el de Vergastián, el chico ya mayor, que no supo de tal atrocidad hasta varios años después de su puesta en práctica.

Los multimillonarios gastos que se dedicaban a fomentar indirectamente una guerra contra la que se suponía que se estaba luchando provocaron una enorme decepción en Vergastián. Comprendió ese día que la dictadura no podía caer más bajo y que todo el que la secundaba se iría al infierno, aunque aprendió que los condenados querían vengarse y hacer pagar a los justos lo que ellos, pecadores, iban a sufrir por ser tan sí como eran. Vergastián estaba triste porque sabía que los malditos, que así los llamaban, de tener una mínima voluntad por hacer el bien y propagar por la preciosa tierra a la que pertenecían un amor por la vida y la alegría, habrían podido hacer cosas mucho más grandes, o, como decían por esas lejanas tierras, podrían haber hecho incluso alguna cosa buena.

Moraleja: apoyar al PNV sólo hace que nuestro precioso País Vasco se vea envuelto en un manto de miseria y pobreza de alma eternas. Dar dinero a esas familias es mucho más que derrochar dinero: es demostrar al mundo que podemos ser gentes cuya estupidez sale de los límites. Y si encima se adelanta un año de ese descarado despilfarro para que los señores del PSOE no puedan dejarles 4 años sin ese dinero, lo subraya con amarillo fosforito.

Me avergüenzo de la gente que se vanagloria de defender y apreciar a ese partido, como el señor Fernando Lamikiz, que lo lleva en la sangre (según declaraciones suyas a El Correo), que además arruinó, el muy cabrón, al equipo de fútbol de esta fantástica ciudad. Y me avergüenzo de sus blancas sonrisas (si se leen estas palabras en euskera, se verá su verdadero significado) y su apariencia de seda y lino. Me avergüenzo de que sean ellos los que den imagen de una tierra verde más digna y antigua que ellos y toda su estirpe. Pero ya lo dicen las lenguas de la calle: aunque a la mona la vistan de seda, mona se queda.

La paradoja del B+- febrero 5, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera.
10 comments

El otro día di con una de las teorías que revolucionará el mundo científico. Esta paradoja es hallazgo mío, es decir, de Closto, y queda hoy patente, día 5 de febrero del 2009, a la una y cinco de la madrugada (que es el momento en que escribo, no en que publico).

Esta paradoja ya lleva días pululando por bocas bilbaínas, pero hasta ahora no he tenido la fuerza de voluntad de ponerme a redactarla. No obstante, ahora que me siento con fuerzas, os la dejo aquí para que reflexioníes sobre ella y encontréis nuevas vías científicas. Si alguno duda todavía de la validez, legitimidad y autoría de la paradoja, hay fotos en esa por todos odiada página llamada “Tuenti”.

La paradoja del B +-

Pongamos que tenemos una “B”, ¿de acuerdo? Está claro que si añadimos un “-” a la be, es obvio que tendremos algo menor que “B” (podéis aplicarlo en notas de estudiantes al estilo norteamericano si os resulta más fáicl captar el significado). No obstante, “B-” es, a su vez, algo mayor que “B”, puesto que el concepto de “B” lleva ahora un nuevo concepto o adyacente, como gustamos de precisar los estudiantes de letras. Ergo “B-” es más que “B”, mas a la vez es menos.

··················································································································

Como veis, es una paradoja sencilla e interesante. Espero que os sirva para vislumbrar y dar a luz nuevas ideas que alumbren la mente humana e iluminen el camino de la ciencia. Por el momento, yo he dejado con este granito mi aportación a esa gran montaña que es el saber humano.

Hasta pronto, gente.

Año nuevo, vida nueva enero 3, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
6 comments

Eso es algo que no va a pasar jamás, no al menos por ahora. La gente seguirá mirándose mal o por encima del hombro, matándose, peleándose, torturándose, ¿y todo para qué? Poder, poder, poder. La plaga más aciaga y añeja nunca antes fue tan cruel, severa y agria.

Yo es algo que jamás entenderé. Matar al cuadrado sólo consigue que las vidas sesgadas sean muertes en balde, aunque hoy en día parece que cualquier razón vale para crear alguna desgracia tal, como estar borracho, ser un drogadicto, vivir en la miseria, estar loco, tener mucho dinero o tiempo libre y tantas otras más. Y es que los asesinatos nunca han sido cosa exclusiva de la clase baja. De hecho, podría decirse que los pobres son los más brillantes en ese aspecto, puesto que ellos, comprendiendo su situación y sus necesidades, saben ayudar al resto a que sus penurias no sean tan graves, o al menos hacer un esfuerzo por intentarlo, mas cuanto más arriba escales en la suciedad, más rencor, miedo y odio encuentra uno. El racismo, la homofobia, la intolerancia y todas esas palabras feas nos persiguen porque dejamos que lo hagan.

Y es que si hay algo que odie y que merezca todo el desprecio y el odio que genera es la intolerancia: intolerancia al color de la piel, intolerancia a las costumbres, intolerancia al estilo de vida, intolerancia a la paz, intolerancia a la armonía, intolerancia a todo. Lo malo de todo es que hoy por hoy la intolerancia está de moda. A veces creo que todos esos movimientos suciales sólo sirven para dar más carne de cañón a la que alcanzar a todos aquellos amigos del hado infausto de todo lo que es ajeno a su cercado pensamiento y sus rígidos y antihumanos intereses.

La ética está de luto, de luto y envenenada. Ya nadie se preocupa por nadie, y esta agonía a veces me asfixia y no me deja respirar. Unos con tanto y otros con tan poco. Y lo peor de todo es que seguimos siendo los pobres los que tenemos que arrimar el hombro cuando toda esa gentuza que podría inundar sus mansiones de billetes y ahogarse irremediablemente en ellos no mueve ni un dedo si no va la prensa a sacar fotos (sólo para sacarles fotos cuando se les ve mover el dedo meñique, o fingiéndolo). Bastardos… ¡Bah! Caridad con trompeta no me peta.

Sed al menos vosotros felices y haced felices a quienes tenéis en derredor, puesto que es lo único que nos queda a nosotros, afortunados viandantes que tuvimos estrella al nacer y no nacimos estrellados.

Feliz año nuevo.

Chistes cortos noviembre 28, 2008

Posted by Closto in Casus, Existimationes, Littera, Thema gay, Themae personales.
8 comments

¿Alguna vez os ha sucedido que una situación os ha robado una sonrisa sin que lo esperarais? A mí un par de veces, más que nada por la cantidad de tonterías que hago por la vida (algún día os relataré los tropiezos que he tenido con Dios).

Pues hoy os vengo con una que nos aconteció el otro día a Luxord y a mí. No es que sea sorprendentemente especial ni especialmente sorprendente, pero dije que os la escribiría y aquí me hallo.

Pues resulta que estábamos cerca de la plaza Jado comiéndonos la boca como dos personas normales cuando una señora bien entrada en años pero no en estatura pasó a nuestro lado y, alejándose a su pasito tranquilo, murmuró claramente (¡qué ironía!) “maricón”.

Tras el momento de perpelejidad y de indecisión por a cuál de los dos se refería, nuestra reacción no fue otra que la de soltar una pequeña risa, presas de la ilusión de recibir el primer piropo hablado (el 99% de la gente no tiene las pelotas de decirlo, así que se quedan callados mirando hasta que los miras, y es entonces cuando apartan la mirada como avergonzados de que los pilles mirándote).

Y es que siempre me ha parecido curioso cómo la gente se avergüenza de lo que siente y piensa. La corrección política a que se autosometen les impide avanzar y evolucionar como personas y como personas libres, relegándose a sí a un nivel de represión inaudito. En fin, cada uno sabe hasta dónde se tiene permitido rebejarse.

Y es por esto que quiero agradecer la autenticidad de esa señora cuyo nobre y paradero ignoro. Le agradezco la sinceridad con que nos bendijo y los tres segundos de vida que nos regaló a cada uno. Y vive Dios (he lives indeed) que no pudo ser mejor pues esa sola palabra fue cuerpo y broche de oro para un momento de corta felicidad y reconocimiento.

Y ahora, si me lo permitís, querría enlazar esto con una pregunta que Cibernauta2008 ha despertado en mí: ¿existirían los estereotipos y prejuicios hacia los gays si no existieran esos personajes tan famosos de abanico y gran ademán? Yo os voy a dar mi sincera impresión: prejuicios siempre existirán pues nadie se libra de ellos. Y creyendo esto, ¿por qué criticar a los que cumplen las espectativas de esas prejuicios y estereotipos si por hache o por be alguno nos caería? En mi opinión, debería cada uno vivir como más feliz le haga, haciendo feliz a los demás. Por eso, Ukey querida, dudo seriamente que las cabalgatas gays sean un punto en el marcador de los curas y los estirados y por eso os animo a todos a que no seáis muy intolerantes con todos, que a base de prejuicios nos vamos dividiendo todos cuando lo justo sería juntarnos.

La semana que viene os tocará otra pregunta: ¿nace el odio del peso de la conciencia y la envidia o nace simplemente como odio? (Yo creo que hay de todo, pero mejor lo hablamos otro día, jeje). ¡Besos a todos, en especial a los chicos, en especial a los guapos, pero sobre todas las cosas y mucho más especialmente al más mejor de todos: Luxord (todos sabiais que me refería a él, pero como lo conozco prefiero poner el nombre)!

C ya, folks!

Defensa de la limpieza, la fijación y el esplendor noviembre 18, 2008

Posted by Closto in Existimationes, Linguae, Littera, Universitas.
7 comments

A ese ser inmundo y/o/u deleznable, Amorfa. Digo… Amapola. ¿Miento?

Hoy había en la cafetería de la universidad a eso de la una y media un chaval que estaba muy bueno y otra conversación muy interesante: la Real Academia de la Lengua Española. Por supuesto, estaba yo defendiendo la decencia y la honradez de la que es la mayor de nuestras patrias mientras esquivaba las cuchillas morales de un tal Luis, Luigi para sus profesoras extranjeras, ante la atónita mirada de Amapola.

Bien sabe Dios que no soy partidario especial de andar inventando estupideces en temas serios como éstos, a pesar de que a algunos la pureza de idioma signifique derrocar el español o castellano para implantar alguna especie de dialecto ajeno y lejano o simplemente poner otro idioma. A decir verdad compadezco (vale, lo confieso, también me da asco) al que no ve en este idioma un instrumento de comunicación potentísimo e impostantísmo, más que nada porque sólo los nativos sumamos 400 millones de personas en todo el mundo (que no es moco de pavo), más los que lo tienen por segunda lengua, con que se alcanzaría el parco número de 450-500 millones de personas, eso sin contar que, total, entre 20 y 40 millones de personas lo están estudiando; ¿y es que a quién le importa un idioma que es el segundo más hablado en el mundo por gente que lo tengan como lengua materna, que es el segundo idioma más estudiado en el mundo tras el inglés y que sea una lengua romance que ninguna otra lengua romance supere en hablantes, estudiantes y su puta madre? Casi da hasta pena de lo fútil y estúpido que es el español, probablemente la lengua más bonita que hay habido y habrá. Pero es normal que una magnificencia tal tenga muchos enemigos, bien movidos por la envidia o bien embriagados hasta un extremismo iracundo increíble por algún infeliz engañado por la plítica de vaya-usted-a-saber qué país o región. Mas gracias a Dios la lengua, amada por tantos individuos en el mundo, sigue limpia gracias a la ya mencionada patria de toda patria, la Real Academia de la Lengua Española.

Y hablando de esos paletos que quieren contaminar el castellano con esa fijación enfermiza por estupideces propias de adolescentes borrachos (ejemplo aquí), no sé cómo no enfocan la mirada en cosas más propias a su bajeza (en todos los ámbitos y niveles). Y es que, puestos a joder, mejor jodamos con tíos buenos, que dan más placer y todos salen ganando, ¿no os parece? Y no será por falta de chavalería, que a día de hoy la corrección política tiene listadas precisas y estrictas reglas sobre cómo salir a la calle (con esa camisa verde a rayas, ese pantalón entre bien y puesto y medio caído, sujetado por un cinturón con bisutería cuadrada insertada masivamente a lo largo del mismo, ese bamboleo del culo y esa tez amarronada surcada por corto vello facial, entre otros tantísimos ejemplos). ¡Y hasta para heteros hay dónde elegir!, puesto que putas, siendo la profesión más antigua del mundo la suya, nunca han faltado y nunca van a faltar, sino, entre usted en el metro de Moyúa y espere donde esperan las máquinas expendedoras de billetes a que las remolquen, cuando son viejas, a su cementerio de fierro y fuego, que en seguida pasará alguna fresca ligera de cascos (las completamente descascadas suelen andar por el Casco Viejo -¡Dios es un cómico nato!-, Santuchu, Deusto incluso, y parte de las estaciones de la periferia) que alegrará la vista de cualquier salido o persona normal (mirar no es exclusivo de pecadores ni salidos; les recuerdo que somos humanos, id est, animales).

Y es la perfecta combinación entre sentido común (en este caso reflejado en el estudio y/o conocimiento de la lengua) y sentido común (puesto que es un sentido o sentimiento que todos compartimos -lo que no sería de sentido común es no denominar a esto “sentido común”-) la que define finalmente cuán persona es una persona, id est, cuál es su nivel de esplendor. Por lo general, los gilipollas pasan del sentido común y dicen que el sentido común es cosa de superficiales e ignorantes (¡ignorantes ellos, pobrecitos!), mas no los creáis mucho, ya que es la corrección política y su sumisión ideológica (mental, en general) borreguil las que hablan, no ellos. De hecho, ellos apenas viven, hablan y deciden; se conforman con existir y ver las sombras proyectadas en la húmeda choza de rocas subterráneas (ah, hogar, dulce y cómodo hogar). Pero no quiero hacer de gallo en corral ajeno, pues este tema es otro diferente.

P.D.: ¿Imbécilahora, por favor?

El arte de la guerra abril 15, 2008

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
2 comments

El arte de la guerra se basa en la indecencia de dos personas que tienen suficiente dinero, labia o violencia para convencer u obligar, y poder para hacer que millones de personas se maten por ellos. Es la triste historia de trillones de muertos y vencidos, nunca vencedores. Es lo curioso de la guerra el que nunca una parte gane. Los supuestos victoriosos no son más que gente que ha matado más o que ha matado mejor (entiéndase por “sabiendo cómo o dónde matar o pegar más fuerte”), nunca lo son por mérito o decencia o medalla.

Nunca una guerra ha sabido solucionar bien las cosas, y aunque en principio se usa como última instancia en un conflicto, sólo consigue destrucción, desgracia, desgarro y odio. Pongamos como ejemplo la Primera Guerra Mundial. Si los franceses ya son bastante asquerosos, odiables y complicados de tragar y digerir, que restregaran su “victoria” y robaran tierras y poderes y tesoros y derechos a Alemania y a los alemanes, es normal que sólo llegaran a dirigir al continente a la Segunda Guerra Mundial.

De todos modos, no hay guerra buena, y eso lo estoy redescubriendo gracias a Clarie Firth y su asignatura sobre Historia y Cultura de América. Por lo que parece, la guerra civil norteamericana fue una de las más cruentas y asesinas que se conocen. La verdad es que me da lo mismo que pelearan por su tierra o por las patatas del Perú. Al final, los pobres soldados literalmente raptados y forzados a luchar, los pobres ingenuos que creyeron que una tierra que es como todas las otras, los pobres ilusos que soñaron con huir y volver a empezar desde cero y tantos y tantos pobres más acabaron cayendo en las garras de la Muerte, y todos murieron por nada, puesto que nada vale más que sus vidas. José Ortega y Gasset ya nos prevenía de que morir por una idea es echar por la borda tu vida, y la verdad es que es bien cierto, ya que causas hay muchas y la presión se puede hacer poco a poco, pero vida sólo hay una y puede expirar en un segundo.

¿No es bastante justificación el dolor, los pesares de las campañas, las malas experiencias, los efectos psicológicos, la sangre, la peste, el hedor de los muertos y de las heridas sangrantes…? ¿No es bastante? ¿Y qué tal la justificación de que esa guerra, a los dos años de terminar, queda sin justificación alguna? Porque las guerras se condenan y se desprecian. ¿Has de luchar por nada? ¿Has de matar por nada? ¿Has de intentar sobrevivir a una pesadilla añeja para despertar y ser abofeteado por tenerla? ¿De qué te sirve ser soldado si tu trabajo será visto como innecesario, totalmente prescindible y merecedor de ningún recuerdo? Porque las guerras se olvidan y se condenan, y nada es como antes. Deberían prohibir las guerras. Porque en las guerras muere gente, y sobre todo civiles, gente que no quiere saber nada de la desgracia, personas que no anhelan más que poder vivir sin miedo a salir a la calle o asomarse a una ventana. Hombres que dicen que si los gobernantes quieren bronca, se la solucionen a tortazo limpio como hacen los borrachos cuando tienen una botella en medio. Gente decente.

Y es que la muerte no es cosa de risa. La muerte es el fin del camino, el no poder saber nada más. La muerte es no ver, no sentir, no pensar, no llorar, no reír, no amar, no odiar, no contarse chistes ni chismorreos, no hablar, no chillar, no susurrar, no hacer el amor, no pegar, no correr, no andar, no creer, no tocar, no anhelar, no gozar, no nadar, no ver el mar ni los pájaros ni recordar el nombre de las cosas, no emopcionarse con la brisa o el amanecer o el anochecer, no ver el alba ni ver el cielo, ni sentirse pequeño frente al horizonte ni grande ante una hormiga, no padecer, no enfermar, no alegrarse ni regalar flores. Morir es olvidar. Morir es olvidarlo todo y dejarlo atrás. Morir no merece la pena si la alternativa es vivir. Hay una eternidad esperando a que pases con ella la noche, mas es una noche ambiciosa y atrayente. Te seduce y hace que huyas del sol sin quererlo. La muerte ha de tener forma de niño. Por eso, antes de precipitarse a ella con cañonazos y disparos de metralla, es mejor, como dice Sabina, vivir la vida un poquito. No yerres, no corras. No tengas prisa por acercarte a la estación. Prueba la comida que te da el cocinero, observa el paisaje y disfruta de las películas que te pongan. Usa todos los servicios que tienes al alcance, que para algo están, y pide al maquinista que no acelere, que no hay prisa, que siempre se acaba llegando.

Del despotismo (de la estupidez) antiilustrante marzo 11, 2008

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Otium.
9 comments

Pesa una gran deshonra sobre este país, y no hablo del Partido Popular. Este año la incompetencia ha recibido un empujón. Como no está ya poco politizado y manipulado y degenerado, va y pare la abuela. Eurovisión tendrá que intentar soportar la famosa canción del “Chiqui chiqui”, esa infame y horripilante prueba de que la mitad de este país es completamente gilipollas. Dicen que es “freaky”, pero no; es gilipollas. De hecho, últimamente la gente gusta de mezclar ambos términos y hacerlos intercambiables, y es por eso que a los votantes de esta canción se les llama “freakies”. Insisto: no son eso, sino gilipollas.

Y es que una cosa es montar un espectáculo y otra es montar una especie de cravana del orgullo de la estupidez. Raro sería (y sabe Dios que yo lo habría hecho) que no se eligiera el día de la elección como Día de los Energúmenos. Día de fiesta para no hacer el imbécil y joderla en el trabajo.

Dicen que TVE no apoya esta canción. Yo tampoco. Y de ser yo el que manda en esa cadena, relegaba esa “canción” (si es que así se le puede llamar) a los “zappings” y a tomar por el culo, que para ver estupideces españolas sólo hay que conectar la televisión y sintonizar “Los Serrano” (bicho malo nunca muere). Pero no se conforma la población con eso y quiere dejar el nombre de España tirado por el suelo y removido en el barro enseñando esa mierda a toda Europa. Espero que no nos lo tengan muy en cuenta y se rían del pollo de Irlanda, a ver si pasamos desapercibidos.

Muera su cultura

Quería recordar por otro lado a los españoles que admiran la canción que los chistes absurdos que aquí hacen gracia fuera no tienen el mismo efecto, y para ganar Eurovisión hay que ser efectivo. Asimismo, si no se queire ganar Eurovisión y la Euromisión es hacer el gilipollas, pues mejor salen ellos del país y demuestran lo becerros que son (y los que no lo sean, que se jodan, que para algo la han apoyado).

Y es que nada como un españolito medio para demostrar que haciendo el imbécil aquí somos los mejores. La verdad es que me dan náuseas sólo de pensar en la ceremonia europea. Creo que no podré ni verla.

En fin, que dejo el tema aquí con este mensaje: ¡NO BAILES EL “CHIQUI CHIQUI”! Y he de decir que es normal que me ponga violento con estos temas porque odio y tacho todo tipo de conducta deshonrosa hacia mi país, y esto es parte de un gran colmo de cosas. Que conste aquí que a mí esa mierda NO me representa. DIXI.

Not añadida el miércoles 12 de marzo de 2008: SHAME ON BUENAFUENTE. Creía que sólo era un humoristucho del tres al cuarto y un “showman”, pero ha demostrado que es el líder de un patetismo de catetos. Es una pena que el grupo selecto de Ortega y Gasset, como nos ha recordado Albert, no los ponga al cuadrado a ver si consiguen acabar en una recta firme. Dios nos salve, pues nosotros no somos capaces.