jump to navigation

Año nuevo, vida nueva enero 3, 2009

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Themae personales.
trackback

Eso es algo que no va a pasar jamás, no al menos por ahora. La gente seguirá mirándose mal o por encima del hombro, matándose, peleándose, torturándose, ¿y todo para qué? Poder, poder, poder. La plaga más aciaga y añeja nunca antes fue tan cruel, severa y agria.

Yo es algo que jamás entenderé. Matar al cuadrado sólo consigue que las vidas sesgadas sean muertes en balde, aunque hoy en día parece que cualquier razón vale para crear alguna desgracia tal, como estar borracho, ser un drogadicto, vivir en la miseria, estar loco, tener mucho dinero o tiempo libre y tantas otras más. Y es que los asesinatos nunca han sido cosa exclusiva de la clase baja. De hecho, podría decirse que los pobres son los más brillantes en ese aspecto, puesto que ellos, comprendiendo su situación y sus necesidades, saben ayudar al resto a que sus penurias no sean tan graves, o al menos hacer un esfuerzo por intentarlo, mas cuanto más arriba escales en la suciedad, más rencor, miedo y odio encuentra uno. El racismo, la homofobia, la intolerancia y todas esas palabras feas nos persiguen porque dejamos que lo hagan.

Y es que si hay algo que odie y que merezca todo el desprecio y el odio que genera es la intolerancia: intolerancia al color de la piel, intolerancia a las costumbres, intolerancia al estilo de vida, intolerancia a la paz, intolerancia a la armonía, intolerancia a todo. Lo malo de todo es que hoy por hoy la intolerancia está de moda. A veces creo que todos esos movimientos suciales sólo sirven para dar más carne de cañón a la que alcanzar a todos aquellos amigos del hado infausto de todo lo que es ajeno a su cercado pensamiento y sus rígidos y antihumanos intereses.

La ética está de luto, de luto y envenenada. Ya nadie se preocupa por nadie, y esta agonía a veces me asfixia y no me deja respirar. Unos con tanto y otros con tan poco. Y lo peor de todo es que seguimos siendo los pobres los que tenemos que arrimar el hombro cuando toda esa gentuza que podría inundar sus mansiones de billetes y ahogarse irremediablemente en ellos no mueve ni un dedo si no va la prensa a sacar fotos (sólo para sacarles fotos cuando se les ve mover el dedo meñique, o fingiéndolo). Bastardos… ¡Bah! Caridad con trompeta no me peta.

Sed al menos vosotros felices y haced felices a quienes tenéis en derredor, puesto que es lo único que nos queda a nosotros, afortunados viandantes que tuvimos estrella al nacer y no nacimos estrellados.

Feliz año nuevo.

Comentarios»

1. Joel - enero 3, 2009

Feliz año !!!

La envidia es la mas cruel de las enfermedades de la humanidad, somos seres envidiosos, nos gusta compararnos con los demás y ser superiores y si no lo somos ya nos encargaremos de joderlos para ser superiores, forma parte de la naturaleza humana, cruel si, pero cierto.
La lucha de los movimientos sociales es cierto que aparentemente fomenta el odio, la xenofobia, la homofobia y la transfobia, pero la realidad no es otra que la de hacer visible y dar a conocer la situación. No lo fomenta simplemente lo visibiliza. El día en que dejen de existir los movimientos sociales será el día en el que el odio, la xenofobia, la homofobia y la transfobia han dejado de existir en nuestra sociedad.

2. Perro Muerto - enero 8, 2009

Tengo más “pequeños” ejemplos, innumerables, por los cuales odio este país. Si quieres hablamos de los negros que ahogan en el estrecho, del racismo, del fascismo, de las dos españas, de la incultura, del clasismo
De todos modos, si la muerte de tres personas de una forma brutal te parece “pequeño” es que no tenemos nada más que hablar

3. Perro Muerto - enero 8, 2009

Lo siento
Soy un intransigente
Lo siento
Soy incapaz de ver los dos lados de la balanza
Soy incapaz de querer hacerlo
Soy incapaz de ver la parte humana de un dictador sangriento
Soy un intolerante
Es como soy
Mi balanza siempre me hace inclinarme por los más débiles
Mi balanza me hace rebelarme contra todo lo que lesiona al ser humano

4. ukey - enero 10, 2009

Nunca se cambia porque cambiamos las personas, y dado que las personas no cambian, no cambia nada.
Año nuevo, vida nueva, jamás. O casi nunca. Que al parecer nunca hay que decir jamás.

Mi blog está actualizado desde hace tiempo, podrías pasarte y verlo! Así ves la nueva cita!

Muaaa!

5. Elfo Solitario - enero 17, 2009

Sincéramente, lo de las muertes innecesarias me parece absurdo (ironías aparte, teniendo en cuenta que yo siempre he querido matar [a quien sea, me da igual, como si no le conozco; es placer sádico sin más razón. Aunque estas navidades hay una persona que se ha merecido que toda mi ansia asesina vaya dirigida hacia él], pero bueno), sobretodo con excusas tan malas.

En respecto a todo lo demás… Las cosas no cambian porque la mayoría de la gente tiende a dar la misma opinión: “el mundo va mal, pero yo tengo mi capa”.

Y sí, siempre hay cosas que no tolero… Pero es que muchas veces me superan, y no sé qué hacer.

6. Elfo Solitario - enero 17, 2009

[…] lo mismo, los dos primeros mejores artículos del año.

Lo gótico

Año nuevo, vida nueva

Disfruten de […]

Los dos mejores artículos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: