jump to navigation

Las madres modernas marzo 2, 2008

Posted by Closto in Existimationes, Littera, Thema gay.
trackback

Comentándolo con el locuelo de Aeikan, hemos llegado a una conclusión: las madres de hoy en día no son tan modernas como parecen.

Me quiero centrar para este tema en uno de los temas que más en serio se toman en este blog: la identidad sexual. Para ello redactaré ahora las conclusiones que entre los dos, y gracias a nuestras experiencias, hemos sacado.

1º: Pese a todo lo avanzado sobre papel y en medios de comunicación (especialmetne el televisivo), las madres no acaban de aceptar la diversidad de identidad sexual. O bien no la pueden concebir o bien se ríen de ella. El sospechar de dos personas del mismo sexo hace que esa persona convierta la relación ajena en una novela de aventuras, en una mera historia al servicio del morbo propio. El insultar a los homosexuales no necesita explicación, creo yo.

2º: Las madres creen ser modernas y así lo pregonan, mas nunca conciben que cuando hablan de modernidad las cosas que defienden pueden darse en su casa, y eso les duele cuando lo ven. La verdad duele.

3º: Los homosexuales siempre tienen problemas mentales, son incornformistas y quieren ser “guays” o sólo quieren llamar la atención. Los transexuales y travestistas van disfrazados. La homosexualidad no es una enfermedad, sólo es un modo de vida, y aunque parezca mentira, hay muchas limitaciones para nosotros en esta vida. Los travetis y transexuales están peor vistos que los homosexuales. La gente no se da cuenta de que la transexualidad es algo mucho más importante y más complicado y profundo que lo que se creen. Los transexuales tienen una traba muy grande en su vida antes de operarse: ellos mismos. No es fácil ser quien no queires ser y que el resto te trate como no quieres. Y eso no es algo que viene y va, no es temporal, o que se arregla con dos pastillas: el sentirse de otro sexo implica sufrir un cuerpo que no deseas y con que no te identificas las 24 horas del día los 365 días del año. Y eso es peor que muchas enfermedades. Los travestidos y los transexuales no son estúpidos seres que se disrazan y que alegran la vista: son algo mucho más serio y que merecen nuestro respeto y aplauso.

4º: A todas las abuelas les gustan los drag-queens. Es un hecho. Siempre les hacen gracia y aplauden. Les enorgullece decir que ésa que canta es un hombre.

5º: Las madres no diferencian entre homosexuales, travestidos, transexuales y drag-queens. Todos son iguales y todos, en su modalidad, y en general, responden a los mismos tópicos. Un saco para gobernarlos a todos.

6º: A todas las madres y ancianas les gusta algún homosexual o transexual de la televisión. Aun sabiendo que es parte de los LGBT (algunas no lo saben y te sorprenden con comentarios tales como “pues yo creo que éste es mariquita”), les gusta. En palabras de Aeikan: “se contradicen”.

7º: Algunas madres son tan ajenas y tan poco cercanas a esos temas que son incapaces de pronunciar palabra como “gay” u “homosexual”, y de hacerlo, lo hacen con dificultad. En carne propia vivo la experiencia constantemente de una madre que se empeña en hablar de los derechos de los gays de forma tan forzada (en algunas conversaciones le es imposible prununciar esas palabras) que da dolor sólo oírla hablar.

Entre tantas otras cosas que salieron a la luz en una apasionante conversación, la conclusión principal es que las madres no han sabido aceptar la modernidad y el progreso que ha vendo dándose durante estos años. El fenómeno LGBT es para ellas algo tan ajeno, casi mitológico, que no pueden concebir esa realidad. Con razón, muchos niños optan por callar, fingir y llevar su vida en secreto. Con razón esos niños no pueden hablar de esos temas a sus padres, cuya respuesta una vez se enteran, después del susto y la cara de pena, es ésta: “¿y por qué no me lo habías dicho antes?”.

Comentarios»

1. Madame Tafetán - marzo 3, 2008

No es lo malo lo mal que asumen todo lo que está relacionado con la homosexualidad, sino lo mal que asumen la modernidad en general (ya no digo la postmodernidad). Con tanto nenuco y con tanta cocinita se inculca a las futuras madres un rol de supermadre que se contradice con la realidad actual, y así pasa, que choca y están en constante conflicto.

2. Closto - marzo 3, 2008

Vous êtes très grande, madame.

3. Madame Tafetán - marzo 3, 2008

Merci beaucoup! Vous aussi, camarade philologue.
(No me digas estas cosas que a veces creo que soy un poquito megalómana)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: