jump to navigation

Perdóname febrero 24, 2008

Posted by Closto in Casus, Littera, Themae personales.
4 comments

Esta noche fue buena. Fue muy buena. Carlota nos invitó a su cumple y lo pasamos bien. Quizás la celebración en sí no fue lo mejor, pero una vez bajamos Iturribide (y después de hablar in situ con mi hermana) y entramos en el Boccata de allí, nos reímos de lo lindo. Repetimos el chiste mil veces (uno por cada amigo que se acercaba), acosamos entre todos a Aionara sin piedad, olimos nubes de jazmín y tantas otras cosas que hicimos que no olvidaré. Incluso cuando de camino al bar anduvimos comentando la chistosísima “La casa de los dibujos” estuvo todo perfecto. También en el Enigma bailamos y besamos y acariciamos y disfrutamos de una gran noche. Pero llegó un momento en que me puse a bailar con quien no debía y acabé algo acosado muy a mi pesar. Por eso, marcado por ese triste final (desde entonces y hasta que ese amigo que hacía tiempo que no veía se llevó consigo las penas) he tenido que llevar la cara roja de vergüenza por un error, por depositar confianza en un extraño.

Te pido perdón por haber sido tan estúpido. Ya he sido escaldado. Afortunadamente, pude atajar la cosa para que no pasara nada grave. De todos modos, quiero que sepas que me siento muy triste por lo que ha sucedido. Me sentí tan solo y desprotegido hasta que viniste… Me puse a hablar con la poca chavalería que entró luego, a la cual no conocía. Bueno, aunque me faltabas ahí. Mea culpa. En fin, espero sólo que no te enfades, que ni pasó nada de importancia ni yo dejé que siguiera. Pero me vuelvo a volcar, a riesgo de ser exceisvamente pesado, en mi súplica. De verdad lo siento.

Por cierto, la compañía de Carlota fue exquisita. Sólo dos sílabas: xièxiè.

(Una vez más:)