jump to navigation

Érase una vez la mujer enero 17, 2008

Posted by Closto in Casus, Existimationes, Scholae scripta, Themae personales.
trackback

Por lesbia petición, he decidido copiar un artículo que publiqué hace un par de años atendiendo a una noticia que oí en la radio en que una mujer mató a su compañero sentimental, que tenía una orden de alejamiento. Este artículo me valió la animaversión de casi toda la clase y varios comentarios que dudo que publique. Ukey, esto va para probar tu amistad hacia mí (y porque me lo pediste).

Érase una vez la mujer

Mujeres del mundo que leáis esto, aunque muchas os sintáis amargadas y enfadadas conmigo y por mí, no os odio, os lo aseguro. Y es que mi querido amigo, Feminismo, muy coqueto él, ha sido no víctima sino verdugo. Haciendo gala de mi total desprecio por los informativos y otros medios por que la gente se contamina de mierda (sentía necesidad de decirlo), me dedico a tratar el tema que hoy por la mañana me ha llenado de dolor y de placer. Supongo que muchos ya sabrán la noticia y todos éstos conocerán mejor los hechos pero yo me centraré en lo que me importa (que es curiosamente lo único que he oído). Resulta que el mito de la mujer indefensa ha muerto gracias a una desaprensiva que ha matado a su compañero sentimental (o algo así). La parte dolorosa llega cuando me he enterado de que las personas no aprenden ni a la de tres (lección a que siempre he de mover mis esperanzas para que no se repita a pesar de saber que es casi imposible) y la parte placentera me llegó al ver otro nivel difernete: mujer (dotada de poderes supernaturales por organizaciones basura como Emakunde, por decir el único nombre que a base de oírlo se me ha quedado) mata hombre (ser despreciable, sucio y vil dotado de inteligencia nula por parte de esas mismas organizaciones). La religión (de la mujer en este caso), como clamó Nietzsche, ha caído.

Y es que por mucho que diga que hay que luchar por la igualdad he de matizar que yo me declaro ciego si creo en ella. Pido perdón por todas esas veces en que he dicho que la igualdad es posible y que es la meta para la sociedad. La igualdad es imposible e inalcanzable. Lo que todos quieren al tener el mismo sueldo y oportunidades no es igualdad sino justicia (declaro aquí mi intención por que ésta se imponga por si acaso algunas personas creen que de verdad carezco de corazón). Cada uno tiene lo que merece. El otro día vi una pequeña escena de la película La teniente O’Neil en que se obligaba a ésta a hacer uso de una ayuda para mujeres. Jajajajajajajaja. Perdón. No sabía que igualdad significaba “ventaja o ayuda”. También hace tiempo leí un artículo que hablaba de “desventaja favorable (a la mujer)”. Oh, qué precioso contraste hacen estas dos palabras que ni al más loco de los poetas se le habría ocurrido poner juntas.

Retomando las (malas) compañías de mujeres y diversas asociaciones, creo que por fin hay un pequeño cambio aunque pasajero y breve: por fin han podido tener la boca cerrada mientras se la metíamos por el culo. Y es que no hay nada como vulgarismos para aliviarse. La pequeña excusa de “tenía una orden de alejamiento” creo que no ha sido aceptada todavía como conducta merecedora de pena de muerte, aunque es posible que por ser la mujer la víctima de ese crimen se llegue a darlo por válido algún día no muy lejano. Siento alivio también porque este caso puede ser tomado (aunque estará manipulado, como todo lo que se da a la piara de comer) como la punta de un iceberg repleto de tantísimos casos en que el hombre es la víctima y la mujer, una portadora de patente de corso. No alabo las matanzas que se dan en que mueren mujeres (para los que lo estéis esperando, no voy a usar “violencia de género”) sino que desprecio la publicidad y las intenciones de las agrupaciones feministas por hacer que ella parezca más que los hombres. Creo recordar que en una democracia (que no es sinónimo de bondad por mucho que se empeñen los medios) tan chachi todos debemos tener los mismos derechos y nadie es más que nadie. Se me ocurre, vaya.

Comentarios»

1. Aloxi - enero 19, 2008

Abrimos de nuevo la “Caja de Pandora”!!!!

2. Closto - enero 19, 2008

No lo hago por molestar a nadie, pero me lo pidió Ukey para leerlo.

3. EQUELICUA - enero 24, 2008

“Tener los mismos derechos” esto me gusta y hasta suena bien. No soy feminista, ni defiendo nada, ni la mujer tan débil ni el hombre tan macho…
La violencia es insana tanto en hombre como mujer, nada justifica poner a caldo a nadie.
Respeto la opinión de cada uno.
Petonàs!

4. Closto - enero 25, 2008

Éste es el tipo de comentarios que me gustan.

Oh, I.E.M., espero que no hayas entendido nada terrible de este artículo ya viejo. De haberlo hecho, preferiria aclararte mis ideas.

Un saludo🙂.

5. lyra - febrero 6, 2008

Dulces recuerdos…

6. Closto - febrero 6, 2008

Esto ha sido una petición. No busco abrir heridas. Pero si sigue, borraré el post. Lo siento.

7. lyra - febrero 8, 2008

Heridas ninguna, lo mío iba en serio. Echo de menos el primer curso🙂

8. Closto - febrero 9, 2008

Lol. Primer año. Muy lol.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: