jump to navigation

Espíritu navideño diciembre 15, 2007

Posted by Closto in Casus.
trackback

Sí, yo también caigo en el tema tópico del mes. ¿Qué queréis que le haga? Bastante que saco un ratito y os pongo esto, que tiempo no es precisamente lo que me sobra. El caso es que quería hablaros del espíritu navideño, eso que algunos llaman “hipocresía” y que otros sienten en su interior como cambio metafísico temporal o locura transitoria. La verdad es que la navidad nos trastorna. No sé hasta qué punto exactamente. A algunos más que la primavera, sobre todo a los no entendidos ni en el perfecto arte de la pluma y la retórica, es decir, en la palabra, ni en la ciencia más biológico-química.

Mas hoy me voy hacia un tema más virtual . No, no era el plan engañaros para que os pensarais que iba a despotricar contra la navidad y los regalos. Aunque si no creéis en los regalos, enviádmelos a pescador_av@hotmail.com (también podéis dirigiros a mí desde esa dirección para concretar una reunión y respectiva recogida de regalos) para que yo personalmente me encargue de que no los volvéis a ver. Os limpio los pecados y los remordimientos de conciencia. Bueno, que me descentro. El caso es que quería comentaros que gracias a Dios no todo es asolado por la navidad, y que en los videojuegos encontramos un ejemplo perfecto de ello. Bien es cierto que cualquier día podremos encontrarnos con juegos como Mario Wars: Don’t Touch me the [Snow] Balls, un juego de guerras de bolas de nieve entre personajes de Nintendo (YOSHIII) con opción de personalizar tus trincheras y barricadas; Final Fantasy L: the White Attack, y es que de sacar un FF nuevo cada día nacerá alguna bobada centrada en el “white attack” ése que cae del cielo; Resident Evil: the Carrotless Zombie, un juego en el que tendrás que crear zombis de nieve para escapar de hordas de sacos de Papá Noel con carbón y jeringas de virus-T, y The Legend of Zelda: Twice Snowed Princess, culebrón linkero en que tendrás que enseñar a esquiar a Zelda mientras aprende a disparar flechas de la luz a monigotes con forma de Ganondorf; pero por lo general el orden se mantiene.

Por otro lado, y rompiendo el hilo del discurso (cosa que me da igual porque hace una hora que sólo quiero echarme a la cama y dormir), en algunos juegos siempre es navidad o suele suceder que ciertas características se guardan. El juego que primero viene a la cabeza es Pokémon. Te regalan la mitad del inventario por ser majo, de confianza y valiente, vamos, por tu cara bonita, que es justo lo que pasa cuando vas a la casa de los abuelos a robar los paquetes. También pasa como con Mario Party: por mucho que desees y reces por que no lleguen más [juegos y parientes], siempre acabas por ver más de los que puedes soportar [juegos y parientes].

Pasando a otros factores, como por ejemplo la música, las navidades se parecen bastante a Elite Beat Agents: hay muy pocas canciones, que has oído mil veces, pero que por una razón o por otra siempre vuelves a oír. Y eso si no contamos el Dance Dance Revolution, que no es otra cosa que seguir los pasos sin orden de un borracho recién salido de un cotillón.

Tampoco me quiero olvidar de compararlas con juegos como Resident Evil, en el cual tienes que conseguir que esos seres tan raros que jamás habías visto te pillen y te hagan lo que quieran [parientes de fuera].

Otras comparaciones más simples equipararían las navidades a The Legend of Zelda: Majora’s Mask (no por máscaras que vuelan y poseen a niños con pajas en la cabeza -y que cada uno interprete lo que quiera-) en el sentido de que uno debe enfrentarse a una aventura épica para que no se le venga “el mundo” encima [parientes, parientes, parientes], y al Brain Training en el sentido de que tenemos que practicar todos los años complicados ejerccicios mentales como contar hasta doce [y ejercicios de control mental como tratar de contenerte para no saltarle al cuello a un pariente como un zombie de Resident evil con una pirueta estilo Link y contundencia simial a la de un supermisil de Samus mientras evitas que tus familiares cercanos te aparten a hostias como si fueses un combatiente de Soul Calibur en un espectáculo que derroche fantasía, imaginación, acción, absurdez y color como en cualqueir entrega de Elite Beat Agents u Osu!Tatakae!Ouendan!].

Bueno, niños, no me acabo de romper la cabeza contra mi jarra de té porque a Homero se le secó el bigote, así que os dejo por la cama con esta mierda de artículo comparable a cualquier juego que venga película. Ya nos veremos en mejores circunstancias (espero).

Comentarios»

1. Löss d’èl Dhêsbánn - diciembre 15, 2007

Jóuéba… jápi qrísmes án é jápi niú íer

2. Closto - diciembre 15, 2007

For you too.

3. Löss d’èl Dhêsbánn - diciembre 15, 2007

Zánqs.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: