jump to navigation

Dedicatoria a mi poesía octubre 5, 2007

Posted by Closto in Littera, Officia, Themae personales.
trackback

Como único medio para intentar aliviar la enfermedad de uno de mis lectores más queridos, y haciendo mío el formato de poesía tan habitual en Ukey, dejo caer por aquí hojas de letras con el amor y la tristeza con que los árboles dejan caer las suyas.

XXXVIII

Los suspiros son aire y van al aire.
Las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
¿sabes tú adónde va?

Gustavo Adolfo Bécquer

Yo sé de dónde no se va.

LVIII

¿Quieres que de ese néctar delicioso
no te amargue la hez?
Pues aspírale, acércale a tus labios
y déjale después.

¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?
Pues amémonos hoy mucho, y mañana
digámonos: —¡Adiós!

Gustavo Adolfo Bécquer

Por eso rezo para que tu hoy sea tan eterno como el mío.

 

XXVII

Despierta, tiemblo al mirarte;
dormida, me atrevo a verte;
por eso, alma de mi alma,
yo velo mientras tú duermes.

Despierta, ríes, y al reír tus labios
inquietos me parecen
relámpagos de grana que serpean
sobre un cielo de nieve.

Dormida, los extremos de tu boca
pliega sonrisa leve,
suave como el rastro luminoso
que deja un sol que muere.
¡Duerme!

Despierta, miras y al mirar tus ojos
húmedos resplandecen
como la onda azul en cuya cresta
chispeando el sol hiere.

Al través de tus párpados, dormida,
tranquilo fulgor vierten,
cual derrama de luz, templado rayo,
lámpara transparente.
¡Duerme!

Despierta, hablas y al hablar vibrantes
tus palabras parecen
lluvia de perlas que en dorada copa
se derrama a torrentes.

Dormida, en el murmullo de tu aliento
acompasado y tenue,
escucho yo un poema que mi alma
enamorada entiende.
¡Duerme!

Sobre el corazón la mano
me he puesto porque no suene
su latido y de la noche
turbe la calma solemne.

De tu balcón las persianas
cerré ya porque no entre
el resplandor enojoso
de la aurora y te despierte.
¡Duerme!

Gustavo Adolfo Bécquer

Despierta, te miro. Y duermes. Nos lo debemos.

XXI

—¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul,
¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

Gustavo Adolfo Bécquer

P.D.: Sana pronto o tendré que contagiarme.

Comentarios»

1. Closto - octubre 5, 2007

Vivo sin vivir en mí,
y tan grata compañía espero,
que muero porque no te veo.

Lo siento, Santa Teresa.

2. ukey - octubre 5, 2007

No te imaginas hasta qué punto te adoro. Eres alucinante, amor, y te quiero muchísimo. Eres un sol, de verdad.

Esps poemas… Diosss, me han tocado el alma.

Con unas frases de Benedetti me despido;

No sabes cómo necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
necesito la luz de tus labios
! Ya no puedo… seguir así !
…Ya… No puedo
mi mente no quiere pensar
no puede pensar nada más que en ti.

3. ukey - octubre 5, 2007

Antes de “No te imaginas hasta qué punto te adoro. Eres alucinante, amor, y te quiero muchísimo. Eres un sol, de verdad. “, iba lo que no ha salido y que era lo siguiente:

Gracias por tus comentarios en mi blog.

4. YuhaSpace - octubre 6, 2007

No son horas pa pasar.. pero yo paso xD.

Mañana me voy a ver el musical de la Bella y la Bestia, y luego de fiestuqui por los antros de mala vida de madrid (Zona de chueca y alrededores xD) asi que na…

5. Closto - octubre 8, 2007

Siempre son horas para que pases, Yuha, no te preocupes.

En cuanto a ti, jovencita… Deja de compararme con el sol, que para soles, tú, y dos no caben en un mismo mundo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: