jump to navigation

Humillación mayo 23, 2007

Posted by Closto in Littera, Themae personales.
trackback

Años de nefastos presagios y negros augurios no son en vano. Escrito quedó hace eones que hoy iba a suspender. Y así ha sido. Gracias a una terrible actuación y una pésima actitud, he conseguido darle la impresión a la profesora de que merezco un claro suspenso en ética, mas no precisamente por falta de moral, sino por no tenerla buena.

No sólo no ha sido fácil el test de la profesora sino que además mi trabajo práctico estaba reducido, o, mejor dicho, no había sido “aumentado” de un mero boceto, un sucio borrador a rosa, morado y azul.

Triste es la hora en que osé no preguntar. En realidad tristes fueron las horas en que crédulo soñaba con un tiempo para desarrollar el tema práctico. ¡Oh, crueles horas de necedad que me lleváis a un dolor tan grande y cegador! Estoy condenado. Me sumerjo en un mar de lodosas corrientes que sólo conducen al incierto y tenebroso mundo de la agonía y el dolor.

Titánicos los esfuerzos por no derrumbarme ante la derrota frente a uno de los que eran los enemigos más pequeños. Si no supero la mísera ética, ¿cómo afrontaré temas que me afectan más como la morfosintaxis, la lingüística o incluso la asignatura misma de inglés, a la cual no tendré fuerzas que llevar para suplir esta gran flaqueza? Tiempo de tortura, de desmoralización, de pérdida, de derrota, de humillación; tiempo de agachar la cabeza, taparse el rostro con las manos, de derramar lágrimas que, bebidas para que nadie las vea, saben más amargas que la ponzoñosa hiel.

Espérame, pues, Hades, que pronto me verás en tus tierras infames. Suicida aficionado, me enseñarás tus lúgubres y oscuros escondrijos y me desvelarás las salas de tu mansión encantada y eterna en tiempo y espacio. Dioses del Olimpo, cuidad de lo que me queda de dignidad, pues nadie sino vosotros puede reclamarla. Honor, orgullo, presencia. Adiós, esencia de la vida. Te vas para no volver. Cuando quiero llorar, no puedo, y a veces lloro sin querer.

Humillación.

Comentarios»

1. Aloxi - mayo 23, 2007

Dios mio, que exagerado que eres. No se acaba el mundo por suspender una asignatura.

En el camino del saber hay caminos bien asfaltados y otros con baches, incluso a veces se pueden encontrar grandes ciénagas duras de pasar, pero que al final se consiguen pasar.

Tu no entendiste bien la señal del cruce y te fuiste por el camino que te ha llevado al pantano de hoy, pero ya lo has superado y puedes seguir de nuevo. No sabemos si el agua que tragaste en el pantano te afectara en un futuro, pero ahora no te preocupes de eso y sigue a delante.

Adora a la grandiosa Palas Atenea para que sea tu luz cuando la oscuridad se adueñe de tu camino, pues ella es la diosa del saber. Adórala, pues nadie más que tu la aprecia tanto. Tu eres su protegido, al igual que lo fue el grandioso Odiseo, o Ulises para los latinos, quien también tuvo que pasar por lugares tenebrosos para al fin poder llegar a su feliz Ítaca.

Y si alguna vez te vuelves a perder, no te preocupes pues enviaré a Hermes para que te guié, pues nadie mejor que él conoce los caminos del mundo.

Sigue el camino y no te derrumbes por a ver tropezado, pues la vida sigue.

Suerte!!!!

2. yuhaspace - mayo 23, 2007

Hay Clostito, bueno… que le vamos a hacer, algunas vez hay que pasar por estas cosas, almenso siempre es algo que a mi me decian.

Asi que bueno, no te desanimes y enga pa lante como los de Alicante.

3. iem - mayo 23, 2007

Vamos, ese animo arriba! que he leído el post y me has asustado, joer!
Que solo es una y no se acaba el mundo.
Suerte!
petonàs!

4. Closto - mayo 23, 2007

Gracias a los dos. Luis, un millonazo de gracias por lo que me has dicho. Ciertamente es Atenea a la que adoro, aunque esta vez creí que iba bien al examen. Bueno, lo superaré. Sí, os parecerá una estupidez, pero yo me entiendo. Gracias, encantos.

5. Closto - mayo 23, 2007

Iem, amor, no sé cómo explicároslo. Es una cuestión de orgullo y amor propio.

6. Mai - mayo 24, 2007

¿No sientes ganas de abandonar? Porque yo sí las siento. Dejaría todo donde está. 10.000 euros en la Universidad, mi orgullo en la maleta y mi estupidez bien presente y lo mandaría todo a dónde no me pueda afectar. Siento el orgullo herido. He tenido un exámen hoy y me siento sin derecho de seguir en esta carrera. Te entiendo Closto. Un besazo lleno de luz, donde ahora mismo estoy a oscuras dándome golpes en la cabeza…

7. Closto - mayo 24, 2007

Siento ganas de desaparecer. Quiero vivir una vida que sea mía, no una prefabricada entre profesiones, sapiencias, ciencias y pagos a la comunidad. Quiero vivir, y no quiero tener que pagar por ello. Sé que pido una auténtica utopía, pero así son las cosas.

Ahora mismo he salido de griego y todos los alumnos han aprobado ya, excepto yo, que no he sabido prepararme los exámenes semanales. Es terrible vivir así. Mai, gracias, tú me entiendes.

8. jose - noviembre 29, 2007

me podriais decir como puedo pasarme la parte del juego de zelda twilight princes donde rescatas a muxos monos eske no me acuerdo comose llama gracias por vuestra atencion


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: