jump to navigation

Historia de una minoría rechazada II marzo 1, 2007

Posted by Closto in Littera, Scholae scripta, Thema gay.
trackback

Tradición judeocristiana

La mayoría de los especialistas coinciden en que fue en esta época en que comenzó lo que Nerea Linaza llama “historia de un rechazo”. Gran parte de aquéllos siguen la opinión de Jesús Terrán, profesor de Teología Moral de la Universidad de Deusto, quien opina que el rechazo a los homosexuales comenzó con las ciertas citas de textos sagrados que prohibían todo tipo de conducta sexual o genital.

Unos pocos, por otro lado, creen en la versión que propone Andoni Mirabet, que cree que se pretendía aumentar la populación para tener soldados suficientes para hacer frente a los enemigos y añade que en el relato de Sodoma y Gomorra no hay ninguna mención explícita a la sexualidad, y mucho menos a la homosexualidad.

Grecia y Roma

En la antigua Grecia la homosexualidad era una práctica común a la par que decisiva, sobre todo en el desarrollo de los jóvenes. Según K. J. Dover, autor de Greek Homosexuality, la homosexualidad era tomada como toda una institución que, además, era muy importante, y llegó a serlo tanto como la familia.
Pero los griegos sacaron otro tipo de provecho también de la homosexualidad. Fue para ellos una estrategia militar, puesto que ciertos batallones marchaban con los soldados emparejados, quienes debían mostrar su valor y fuerza al amante.

No obstante, no en toda Grecia se consideraba tan fuerte. El tiempo y el espacio son factores determinantes puesto que ni en todos los lugares no en todos los momentos fue igual. De hecho, en ciertas ciudades importantes, había leyes que penalizaban ciertos actos como la violación de muchachos, la pederastia de los esclavos y la prostitución homosexual, entre otros.

En Roma la homosexualidad no era tan libremente asumida. Estaba relativamente tolerada. Las relaciones activas con jóvenes esclavos estaban permitidas siempre y cuando éstas se encontrasen en el marco de la bisexualidad.

Siglos II y III

Bajo una influencia fundamentalmente neoplatónica y estoica, se empezaron a plantear las relaciones sexuales como “generadoras de pasiones esclavizadoras, por esta razón optaron por reducirlas a las relaciones conyugales” . De la imposición y asunción de este nuevo criterio nació el ideal de pareja que aún hoy es común y enormemente extendido.

Período cristiano

Este período viene marcado por una clara y fuerte aversión y negación de la homosexualidad. Nerea Linaza llama a esta época la “condena cristiana”. Otros dos especialistas arrojan más ideas. Andoni Mirabet opina que no hay alusión a la homosexualidad en las palabras de Jesús; de hecho, él cree que fue San Pablo quien habla explícitamente y condena la homosexualidad .
Por otro lado, J. Boswell, de la Universidad de Chicago, cree que el cristianismo no tiene tanta culpa como se le suele achacar ya que hoy en día ha aceptado comportamientos que antes habían sido tan duramente penados como la homosexualidad.

Legislaciones civiles “poscristianas”

La homosexualidad fue castigada hasta la Revolución Francesa con la pena de muerte. Fueron los homosexuales, además, víctimas de todo tipo de humillaciones. Los ajusticiamientos más comunes para estos casos eran la horca y la hoguera.

Legislaciones en el estado español

Era usual en esta legislación la pena capital o la sustracción total de bienes. Cualquiera podía acusar de homosexualidad a los demás y todas las acusaciones iban a parar al tribunal de la Santa Inquisición, que tramitaba este tipo de casos. A pesar de todo, cada año se llevaban a cabo varios ajusticiamientos contra homosexuales, lo que delata que la homosexualidad era una práctica común.

Ya en el siglo XVII apareció la “pena para un caso extraordinario”, que multaba a los homosexuales con azotamientos, destierro o envíos a remar a las galeras. En este siglo hubo fuertes polémicas por casos de actos homosexuales dentro de la propia Iglesia.

Unificación de la legislación penal en el estado español

En el primer Código Penal de Estado español, de 1822, se borra toda referencia a la homosexualidad, excepto en el Código Militar, ya que se tenía la intención de acabar con el Antiguo Régimen, y esto se mantuvo durante poco más de un siglo, hasta 1928, año en que aparece una pena que multa e inhabilita a los homosexuales de ocupar cargos públicos. Esto ocurrió debido a la dictadura de Primo de Rivera. Años más tarde, en 1933, cuando se creó la Ley de Vagos y Maleantes, se borran de nuevo todas las alusiones a la homosexualidad, mas en 1954 Francisco Franco incluye en la misma ley estas nuevas medidas:

-Internamiento en instituciones especiales para la reeducación.
-Obligación a declarar el domicilio y prohibición para entrar en determinados lugares.
-Sumisión a vigilancia de los delegados.

En 1971 se creó el Centro de Homosexuales de Huelva, al que eran confinados los hombres homosexuales sobre todo. Pero no es hasta el 26 de diciembre de 1978, gracias al movimiento de liberación homosexual, cuando se eliminan todas las tasas y sanciones que pesaban sobre la homosexualidad, tendencia que se mantiene hoy en día, que incluso se ha permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Comentarios»

1. Löss d’èl Dhêsbánn - marzo 1, 2007

No nos extraña nada que a veces te enfades tanto. Seguimos leyendo a Foucault.
No es de extrañar tampoco que las cosas nos vayan tan mal si no tenemos suficientes palabras para explicar lo poco que hay.
E.g. matrimonio es una palabra que irá bien a la unión en la que haya al menos una mujer o mater. Quizá la unión entre dos varones deba llamarse patrimonio, pero esa palabra ya está ocupada con muchos dineros y bienes.
Podemos emplear el tiempo que falta para to kataklysma en buscar palabras para entendernos mientras nos morimos ahogados de cambio climático.
Vir, viri daría virimonio, ¿cómo lo ves?

2. Closto - marzo 1, 2007

Por extensión, “matrimonio” creo que puede absorber el sentido de unión hombre-hombre, ¿por qué no? También usamos “apocalipsis” y etimológicamente significa “revelación”, y nadie dice nada.

3. Löss d’èl Dhêsbánn - marzo 1, 2007

En realidad hay bien pocas posibilidades, mujer-varón, mujer-mujer, varón-varón. Si hemos echado bien las cuentas sólo son tres las modalidades potenciales.
Seguramente tienes razón y la palabra da para que quepan todos.

Góu ajéd

4. Closto - marzo 2, 2007

Cierto. Además, compartir es vivir.

5. Iem - marzo 2, 2007

Aquí, desde la oficina…
Como ya te dije me parece muy interesante, lo estoy copiando y guardando. Espero que no te moleste.
Petonás!

6. ukey - marzo 3, 2007

Este trabajo está genial! Una pasada. Felicidades, de verdad.

Besos!

P.D.: A ver cuándo nos vemos por el msn! jejee😉

7. Closto - marzo 3, 2007

^^ Gracias, chicas.

Bueno, ayer ya nos vimos mucho en el rodaje, pero el lunes toda´via tendremos más.😄 ¡¡¡Nos vemos en todos lados!!!😉 NO me canso, ¿eh, Ukey? For if the flies.

:p Bueno, guárdatelo si quieres, no molesta. SI al menos así le sacas provecho, habrá servido para algo.

8. ukey - marzo 3, 2007

Si, el lunes aún más pero seguro que mejor. Ya me he hecho a la idea… hasta las nueve no me voy, aunque yo no tenga que grabar me quedaré viendo, jejeje.

Quiero pillarte por el msn para comentarte una cosilla, es una tontería, pequeña, más bine diminuta, pero que sé que a la cara aún no puedo hacer…

Musus!

9. Closto - marzo 4, 2007

Oh. Me intriga mucho muchísimo lo que me dices. Nada, nada, hija, te entiendo perfectamente, así que cuando me veas por el messenger, asáltame. De todos modos, suelo estar todas las noches, por si te sirve de pista.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: