jump to navigation

Porque somos idiotas enero 14, 2007

Posted by Closto in Casus, Littera.
trackback

Ayer fue sábado, y, como todo sábado, Closto cogió vacaciones. Vale, Closto toma vacaciones sea sábado o sea día de examen, pero ayer había excusa: era sábado. El caso es que ayer quedé con Hugo José. Antes de salir, obviamente, me duché. Iba con tiempo justo, cierto, pero lo que de verdad jodió todo fue que me acordé de que tenía que afeitarme. En el mismo instante en que lo recordé, eché patas al baño y enchufé la máquina que, según me parece, cada vez me corta menos y peor. Al final salí de la ducha justo en el preciso momento en que debía estar en el tercer piso del coliseo Zubiarte, donde los cines, para comprar las entradas. Sin demora busqué el número de Gregorio José y le envié un mensaje para pedirle quince minutos de prórroga y el favor de que me comprar la entrada. Casi los quince minutos más tarde, me llegó un mensaje suyo en el El tiempo siempre puede conmigoque me decía que ya lo había hecho y que había una cola de tres pares de narices, o sea, de muchos mocos y muchos catarros. Cosas de la vida.

Siguiendo la tradición, Closto llegó diez minutos tarde. Sí, diez minutos más tarde de los quince que pedí. Al poco de llegar me enteré de que Mr. Yuha tenía odio a los impuntuales (pero, ahora que no nos oye, como está coladito por mí, me lo perdonó y se tragó sus ganas de pegarme fingiendo una risa), así que pedí perdón y mi entrada, a lo que me respondió pidiendo dinero, dinero que todavía hoy no tiene en la cartera. Por cierto, si no conservas mi entrada todavía, no hay pasta. Ya sabes que soy un fanático coleccionista de mis entradas de cine.

La sesión empezaba cinco minutos más tarde de mi llegada, o sea, a las siete (juro que no sabía a qué hora comenzaba la película). Por suerte, llegamos a ver todos los trailers y anuncios, ergo no perdimos ni un solo segundo de la historia. Nuestra película fue El ilusionista. A los dos nos conquistó. No es que sea una película que vayamos a poner en elVeeeeeeeen a m������������... Yooo te invoooocooo... ránquing de las mejores películas pero nos gustó mucho. Nos pareció precioso el collar-corazón (yo quiero uno) y el policía nos pareció un buen tipo. El tipo rico ése, hijo del mayor de los mayores (un emperadievich -como zarievich-), o sea, del emperador de Austria, y el propio Aisenjaim nos sorprendieron. ¡Mas no quiero (en realidad, sí) desvelaros más cosas!😥 Bueno, sólo quiero decir que me decepcionó lo del naranjo (todo lo que queráis, pero las naranjas a ver de dónde salen, que no lo explican) pero que me gustó lo de las mariposas. En resumen, que lo que tenéis que hacer los que sois todavía más vagos que nosotros es ir a ver la película YA. Y cuando digo YA quiero decir YA.

Cuando terminó, aparte de hacer la buena acción del día (dijimos a unos señores que se olvidaban suSota y rey. paraguas de mano), salimos a la calle y empezamos, con todo el tiempo del mundo, a andar. A la altura de una especie de conservatorio (es que una vez estuve y nos dieron un miniconciertillo) le dije a mi compañero que deberíamos buscarnos un entretenimiento para hacer tiempo antes de cenar. Como el club Doña Urraca nos pillaba lejos, decretamos que lo mejor era ir a tomar algo. Entre cino y diez minutos más tarde, entramos a un café lleno de señoras mayores y algún que otro viejo macho. Saqué mis cartas y le pregunté por su marido (¿sabíais que Teodoro José se haLa gran sota de picas casado, gracias a las cartas, con su sucio y árabe compañero de piso?). Bueno, pues no recuerdo qué coño me dijo. Sólo sé que días antes no había aparecido por casa. En fin, que nos pusimos a jugar al chinchón durante veinte minutos mientras esperábamos a que nos sirvieran. A los diez (o más, creo, en realidad) se nos acercó un camarero, pero luego no volvió a aparecer. Al final nos marchamos a otro en que había un borracho ilustre amante del latín, el griego y la universidad de Pamplona que nos miraba muy mal y que nos daba más miedo que tres bombas de níquel congelado. Por suerte, el camarero estaba muy bueno y era muy atento, aparte de que tenía una voz y unos brazos cautivadores, así que nos sentimos a gusto. Al rato, cuando el borracho se nos acercó a insultar a nuestra corrupta y politizada (según él -Closto no se hace responsbale de las opiniones ajenas-), nos fuimos sin poder despedirnos del camarero (es que estaba un poquito lejos).

Insultando y blasfemando al borracho nos perdimos por la Gran Vía, dirección Deusto. Nuestro siguiente destino era el Wok, el chino caliente. A ver, lo de chino es porque el Wok es un chino, y lo de caliente es porque te hacen ciertas comidas allí mismo y las comes recién hechas. Malpensados. Cuando llegamos, hubimos de desandar lo andado porque en vez de haber sitio, había cola, así que, nada, nos fuimos caminando hasta mi casita, porque me empezó una tos muy fea y aproveché para, bajo los intentos de mi madre de que “confesase” tanto que estaba enamorado como el nombre de mi “novio”, rescatar un eferalgán de sus compañeros. En fin, en cuanto pude, volé por la puerta y en picado el ascensor me dejó en la planta baja, donde, minutos antes, una vecina del primero nos vio juntos, como dos enamorados. No, en realidad no hicimos nada de lo que hacen los enamorados mientras expresan su amor. Bueno, es igual, no sé para qué os hablo, porque creéis lo que os da la gana siempre.

El caso es que nos fuimos al chino que está cerca del instituto Unamuno, presidido por la enorme, magnífica, ideal, divina y siempre perfecta Atenea. Allí ya, después de una hora de paseo, nos pusimos a comer y a hablar (bueno, eso lo llevabámos haciendo todo el día, Ea est lux mundi.la verdad) tranquilamente. Hasta elaboramos nuestras propias listas de mejores películas. Para Teodoro José, una de las mejores es Brokeback Mountain (me tiene que dejar la banda sonora). El resto no lo recuerdo. Yo propuse Big Fish, Brokeback Mountain y Moulin Rouge. La verdad es que hay muchas películas buenas, pero hicimos un buen resumen. Luego anduvimos hasta casi Sabino Arana antes de bajar al Casco Viejo, donde intentamos encontrar un bar para meternos cerveza. ¡Ah, se me olvidó decir que tuve que saquear su botella de agua para diluir la pastilla que me tragué! Bueno, volviendo al tema, nos metimos en el bar Lamiak, regido por dos lesbianas, pero como nos vieron pintas hetero, nos dijeron que saliésemos por donde habíamos entrado. Otra versión cuenta que el mago desapareció, así como el ábrol bajo el que se cobijaba. No, esperad… En realidad la otra versión decía que nos comentaron que la barra estaba cerrada. El resultado fue el mismo: hubimos de emigrar ya que estaban desalojando violentamente el Casco. Vale, vale, estaban desalojando acústicamente el Casco (¬¬ hijos de puta).

Al final fuimos a una Villa llena de señores mayores, un camarero potente, dos muñecas sirviendo y un poli que se metió a cobrar copas, menos fit pero igual de nice. Muy exótico. Fue una pena que sacaran a su perro dóver, porque huímos espantados.

De esta experiencia nacieron dos dudas misteriosas. La primera de ellas es cómo coño se las apañaba el tío que estaba en la puerta para mirarnos a Ramón José y a mí a los ojos al mismo tiempo. Muy misterioso; tanto, que Yuha juraba que lo conocía.

En frente del bar había un conocido que estudia en mi mismo pasillo. Pero no fue¡Ah, del barco, marineros! él el único encuentro fortuito de la jornada: Mr. Yuha también se topó con varios de sus amigos (sí, Sergio José tiene muchos amigos).

De ahí nos fuimos al Galeón. Sí, la vida pirata, amigos, es la vida mejor. Así que, rodeados de sirenas y barbies, nos pusimos a escuchar esa mierda de reaggeton, el cual, con el tiempo, evolucionó en grandes canciones como I will survive, que Francisco Javier José y yo bailamos con gran euforia. Para cuando nos quisimos dar cuenta, entre bultos, había pasado una hora y media. Los minutos volaban mientras Yuha y yo peleábamos con muros, putas/barbies y yolas (de Yola Berrocal), mirábamos a los tíos buenos que había y empujábamos para proteger nuestras pertenencias, que, colgadas, estaban a merced del viento más violento.

Para las cuatro, rendidos a los nuevos estilos que hacían marchitar nuestro espíritu, resolvimos abandonar el barco y saltamos por la borda al mar del largo regreso a casa. Debiendo ser guiaSueños recomendados también a menores de 18 años.do por mí, Daniel José fue conducido al metro de Moyúa para, acto seguido, ser abandonado con la misma facilidad con que bajó las escaleras. Al partir, ni un beso ni una flor, sólo una despedida.

La noches estaba muy en calma. Había algunas almas errantes por la calle y muchos coches de policía. Fue placentero oír pajarillos cantar en la calle de mi casa, cerca ya de la cama, donde, tanto esa noche como la mañana siguiente, una mezcla de todos los jovencitos que mis ojos comieron se aparecieron solícitos en mis sueños. Literalmente.

La otra duda que nos asaltó en el Villa fue por qué narices movíamos la cabeza de arriba a abajo como idiotas. Misterios de la vida.

Comentarios»

1. yuhaspace - enero 14, 2007

Bueno, no tubo mal el dia… eso si patear pateamos rato largo😛. La peli me encanto la verdad, aunque casi arranco la cabeza a alguien por llegar… 25 minutos tarde… pero bueno…

En fin.. buena noche😉 y yo a seguir currando. xD Chaitos.

PD: Pense que te ibas a olvidar de Yola xD

2. Closto - enero 14, 2007

Todavía no me has explciado tus ansias asesinas por todo aquél que llegue tarde.

P.D.: ¿Cómo voy a olvidarme de ella?;) (Frase de libre interpretación XD).

3. elhijodelabohemia - enero 16, 2009

jeje! muy divertido y ameno blog!

Lo visitaré más seguido.

4. Closto - enero 16, 2009

Espramos verte pronto.

5. YuhaSpace - enero 19, 2009

Dios!!!! 2 años ya de esto????
Joeeer como pasa el tiempo tu!! si parece que fue ayer cuando te estube espernado los 25 minutos de tardanza!!!!

juas, juas

Que recuerdos:D


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: