jump to navigation

Yo, mi, me, contigo enero 8, 2007

Posted by Closto in Littera, Musica et carmina, Themae personales.
trackback

Hoy he salido de casa algo tarde. Es raro en mí que el primer día de clase me levante mal, pero es que no he tenido un buen sueño y creo que también ha influido el hecho de que me acostara poco temprano.

Después de pasar por el baño y desayunar unos Special K que Accept my heart as a token of my gratitude, oh, unknown knightme supieron más insípidos, pastosos y secos que nunca, me he visto movido por una terrible necesidad a rescatar ese gran himno que ayer (u hoy a la noche, no recuerdo bien cuándo) mencioné aquí: A la orilla de la chimenea.

Seguidamente, nada más salir de casa, que es a lo que iba, he descubierto que Sabina me seguía acompañando en el MP3 con otra vieja gloria: Tan joven y tan viejo. Su ritmo triste y tranquilo me hizo ver la calle de un modo que no había visto antes. Me di cuenta de que nunca me fijo bien en el puente de madera que cruzo todos los días sino que sólo lo uso para ver mejor el cielo, la ría, los árboles, la hierba, los montes y la sucia ciudad de Bilbao. De pronto pensé que también en clase miro mucho por la ventana, incluso en mitad de la lección, plasmando en el exterior mis deseos de no ser yo o de estar ahí fuera.

Caí en la cuenta de que una canción puede cambiar un mundo, de que una sola canción puede trastrocar un alma, derribar un muro y echar por tierra todo el trabajo de un país. En mi meditar pensé también en quién somos, en qué somos, y llegué a la conclusión de que ser persona es lo más difícil del mundo; tanto, que me parece muy absurdo que nos inventemos drogas y supersticiones que nos compliquen todavía más la vida. No lo niego, pensé en Dios. ¿Es posible que el ser más justo y perfecto restrinja la vida a los actos y se olvide de los pensamientos? ¿Tenemos que cargar con una cruz interior más grande que la de tener que sacar fuerzas todos los días para seguir viviendo para merecer la gracia divina? Siempre he creído que Dios no puede ser perfectamente justo porque la justicia ya es muy subjetiva en sí (con lo que se deduce que la palabra de Dios no es más que una opinión), pero hoy creo haber llegado a la cantidadYo no soy sin ti, yo no me creo sino contigo. mínima (en realidad la cantidad mínima es de UNA razón lógica, y de éstas está lleno el mundo) para negar la existencia de Dios.

Pero no es él el tema de hoy. En realidad es sólo un tipo que me toca mucho la moral y no quiero dedicarle más tiempo del que merece. De hecho, hoy se equipara con la ventana, con la ría y con todas las ciudades sucias en que vivimos. Hoy todo es una excusa para hacer el mayor homenaje que una persona puede hacer a una canción: ponerse bajo su voluntad y cambiar el mundo a cómo es el que nos presenta la canción. Así que yo, todo lo que tengo, que es nada, se lo di.

Tan joven y tan viejo

Lo primero que quise fue marcharme bien lejos;
en el álbum de cromos de la resignación
pegábamos los niños que odiaban los espejos,
guantes de Rita Hayworth, calles de Nueva York.

Apenas vi que un ojo me guiñaba la vida
le pedí que a su antojo dispusiera de mí,
ella me dió las llaves de la ciudad prohibida,
yo, todo lo que tengo, que es nada, se lo di.

Así crecí volando y volé tan deprisa
que hasta mi propia sombra de vista me perdió,
para borrar mis huellas destrocé mi camisa,
confundí con estrellas las luces de neón.

Hice trampas al póquer, defraudé a mis amigos,
sobre el banco de un parque dormí como un lirón.
Por decir lo que pienso sin pensar lo que digo,
más de un beso me dieron, y más de un bofetón.

Lo que sé del olvido, lo aprendí de la luna,
lo que sé del pecado, lo tuve que buscar
como un ladrón debajo de la falda de alguna
de cuyo nombre ahora no me quiero acordar.

Así que, de momento, nada de “adiós muchachos”;
me duermo en los entierros de mi generación;
cada noche me invento, todavía me emborracho;
tan joven y tan viejo, like a rolling stone.

Lo siento mucho, hoy no hay vídeo. Si algún día veo alguno que merezca la pena, lo pondré.

Comentarios»

1. yuhaspace - enero 8, 2007

Bueno las canciones estan echas para algo no?, nos hacen sentir, nos hacen vibrar y en cierta manera nos influyen en todos los aspectos de la vida. En fin… te dejo que me estas hablando por el messenger😛

2. Closto - enero 9, 2007

Qué fuerte lo que me acabas de comentar. ¿¡QUE RAMÓN ESTÁ CON QUIÉN!? ¡PERO SI ES UN HIJO DE… ES UN HIJO DE NUESTRA TIERRA! ¡Santo Cielo! Mierda, me están leyendo los lectores. Te dejo, que me estás haciendo vibrar en el messenger. >_

3. wilberth - julio 3, 2007

pox namas pasa por mi metro je
http://www.metroflog.com/alexpexoxo
porfa y te rayare de nuevo jojho
bye
bie
bie


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: