jump to navigation

Sobre el odio que profeso a los gilipollas y los periodistas octubre 25, 2006

Posted by Closto in Thema gay.
trackback

Parece ser que el otro día el dueño de un bar amenazó a dos gays (creo que nunca lo he dicho pero si uso esta palabra en lugar de “homosexual” es porque me gusta más y me parece más fresca y dinámica) en Sevilla. Por lo que parece ser, los dos jóvenes estaban leyendo el periódico mientras desayunaban. Alegaron también darse algún que otro beso, “como cualquier pareja normal”. El jaleo se desató a causa de que el dueño del bar los vio mientras consumaban el acto del amor (¿qué? Un beso también es amor, que no sólo de sexo vive el hombre). En ese instante comenzó a gritarles que “pagaran, se fueran y que dejasen de dar ese espectáculo pornográfico”. El tabernero, además, añadía con tonos elevados que no tenía que soportar “mariconeos”, y negó el libro de reclamaciones con un “tendrá que venir la policía”. Añadieron los dos jóvenes que el hombre sacó entonces una barra de hierro de detrás de la barra y luego salió la mujer de éste, la cual también les gritó.

Hasta aquí todo es una historia normal. Gay se encuentra con conservador extremista que amenaza. Hasta aquí yo me puedo permitir el lujo de insultar a diestro y siniestro al ya mencionado retrógrado. Hasta este punto cualquiera podría dejar un comentario diciendo que ese hombre es un perro asqueroso o que Closto es una especie de gusano entre faltón y exagerado, sí, cierto. Pero lo que más me fastidia de la noticia está al otro lado de este punto.

Y es que los dos gays acaban teniendo la ayuda de media España y tres cuartas partes de todas las instituciones. El caso es que ahora todos hacen propaganda de lo bajo que es moralmente ese pobre tabernero de Sevilla y todos están con los dos jovencitos que llevan al juicio “la verdad por delante”.

La verdad es que me entristece que todavía nos miren como si fuésemos escoria, pero más me indigna que haya un <i>boom</i> social por algo que podría haberse perdido en la historia de éste, nuestro país, como se pierden las historias de todos los días y todas las personas. Así que por una vez voy a ponerme del lado del hijo de puta que podría haber zurrado a esos dos chavales para darle mi apoyo en su postura de decir que somos unos seres antinatura y anormales (por lo de la barra, los gritos y las provocaciones -es decir, sus modos-, el deseo de expulsarles del bar -los bares, como zona pública que son, no tienen derecho a echar a nadie por algo así-, etc., le condenaría casi XD), porque todos somos libres para hacer y decir lo que queramos. Y volver a decir que ya pueden poner las patatas a cien euros el kilo, que lucharé contra todo tipo de bombos sociales y mediáticos.

Todos los datos y transcripciones orales están sacados de El Correo Digital y Europa Press.

Comentarios»

1. lyra - octubre 26, 2006

Bueno, ya se va notando el entrenamiento anti-periodistas que recibimos. Objetivamente, los que peor lo pasaron fueron los gays en su momento (aunque no estuve allí y no sé cómo de pornográfico se tornó el asunto…); el bombo es una historia aparte. Como bien dices, el boom social sólo destaca uno o dos ejemplos de un problema que se repite todos los días, destrozando la imagen de unos pocos y dejando en el anonimato a otros muchos; pero yo no apoyo que un tío saque una barra de hierro para echar de su local a una pareja empalagosa.

2. Closto - octubre 26, 2006

Cierto. La verdad es que ellos lo habrían pasado muy mal (no importa lo empalagoso del asunto) y no es nada normal eso que les hizo el propietario del bar, pero el momento de escribirlo, el furor y la pasión me mueven a decir cosas que a veces sólo pongo por el mero hecho de llevar la contraria o molestar. En realidad, aunque no puedo negar que el señor ése es libre para hacer lo que le dé la gana (no confundáis “libertad” con “derecho”), sí que desprecio enormemente lo que ha hecho. Y mejor no vuelvo a decir cosas “comprometedoras”, que luego acabamos como acabamos.

Ahora bien, lo que no tolero es el bombo mediático. Es que simplemente no puedo soportarlo. Creo que tú me entenderás perfectamente, del mismo modo que yo te entiendo a ti (más que nada porque hemos dicho lo mismo XD).

3. Undabeitia - octubre 26, 2006

Hay algo que celebrar, algo alegre, o gay, que diríamos en inglo. Y es la cosa que se puede escribir un artículo como el que has escrito en una página que pertenece a una universidad católica, como es la universidad de Deusto.
En hora buena a todos.
Y carpe diem.

Un saludo
Los del Desván

4. Closto - octubre 26, 2006

Cierto es, y no te miento si mis miedos y dudas y temores tuve antes de entrar. Pero veo que todo va cmabiando y modernizándose, cosa que es genial. Es algo que me hace sentir más “gay” también, como se diría en inglo (me encantado tu nuevo vocablo). Ah, y he de confesarme como un pequeño amante del significado menos sexual de la palabra.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: