jump to navigation

Enviado de Dios y de Satán (y, sin embargo, te quiero) octubre 25, 2006

Posted by Closto in Musica et carmina.
trackback

Este mensaje fue escrito a raíz del enorme concierto de Joaquín Sabina en el Euskalduna en las navidades del año pasado.

No ha pasado ni un día desde su aparición estelar. Ha hecho tantos milagros que ya no asombran a nadie pero para mí fue el primero y no podré olvidarlo. Me enganché tarde a su religión pero más vale tarde que nunca. La cumbre de mi devoción llegó ayer, miércoles 24 de enero del 2006, a las nueve de la noche. Él, el mismísimo objeto de mi adoración, de mi religión, el ángel del bien y del mal, la cumbre del monte de todas las cosas, acudió y apareció para actuar ante dos mil y pico personas.

Su aparición, como indicaban todas las expectativas, fue puntual. Llegó volando como vuelan los Pájaros de Portugal mientras arrastraba por el suelo su cuerpo. Sus primeras palabras, Ahora que no podía escaparse (y espero que no quisiera), despertaron nuestras frías gargantas y todos, poco a poco, quién más, quién menos, comenzamos a rezar su gran rosario.

Estuvo bien acompañado esa noche. Todos sus compañeros, sus amigos de toda la vida, estuvieron al pie del cañón ofreciendo lo mejor de ellos. Incluso hablamos de una aparición estelar. Al oír que se coreaba Una canción para la Magdalena ella misma se presentó proveniente de la Calle Melancolía frente a los fieles para hacer que el recital fuera más verosímil.

Y allí estábamos todos, sentados A la orilla de la chimenea y de un mar lleno de Peces de ciudad, disfrutando de una de esas veladas que duró lo que duran 19 días y 500 noches, noches en que todo desaparece y sólo está Él. Noches que el sol no estropea, en que no aparece (Peor para el sol); noches dulces como son todas las Nochas de boda.

Tras esta experiencia divina e inolvidable (no creo que la olvide), uno sabe que su vida merece la pena. Nada tiene sentido paro todo es lógico. Todo se concentra en esa estancia de reunión entre hermanos, entre semejantes, entre iguales, donde lo único que no entra es una Princesa, una Rubia de la cuarta fila, reina del baile con ojos verde marihuana, Que se llama Soledad.

Una noche, un milagro, una vida al descubierto, Y, sin embargo, un camino ejemplar para no tomar como ejemplo. Y poco a poco la alegría, explotado mineral, se fue tornando locura. Y nos dieron las diez y las once y las lágrimas no cayeron porque algo tan precioso no merece ser mancillado y profanado así, futuro comercio Cerrado por derribo.

Resumiendo, fue el consuelo de todo mal. El Tao para el taoísta; el amor para el poeta; el redentor para el hombre que va con traje gris por la calle y grita: “¿Quién me ha robado el mes de abril?“. Dios vive y yo, por fin, tras muchos años, lo vi. Y que ose levantarse quien lo niegue. Señores, no me achico. Yo saldré ahí si hace falta para que todos sepan que Esta boca es mía.

Comentarios

1. IeriWinner_51 - diciembre 14, 2006

IeriWinner_51

HI! I’ve have similar topic at my blog! Please check it..
Thanks.
[url=http://www.google.com][/url]

http://www.google.com


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: